Astenia primaveral

La primavera se relaciona comúnmente con un momento de felicidad, positivismo, etc.

El hecho de que dispongamos de más horas de luz solar y que las temperaturas suban suelen ser razón para encontrarnos felices y llenos de vida pero hay algunas personas que experimenta un cambio emocional totalmente contrario a todo esto, conocido como astenia primaveral.

 

¿Qué es la astenia primaveral?

Es como se denomina al conjunto de síntomas que vienen precedidos por el cambio estacional a la primavera.

Estos síntomas suelen ser parecidos a los que experimenta una persona deprimida:

  • apatía
  • cansancio
  • irritabilidad
  • problemas de concentración
  • tristeza
  • falta de apetito
  • disminución del deseo sexual
  • dolor de cabeza
  • ganas de llorar sin razón aparente

 

 

Cuando una persona está pasando por un momento difícil en el que ya se encontraba deprimido o con ansiedad puede que esto haga que esta sintomatología se incremente.

 

¿Por qué aparece la astenia primaveral?

El cambio de horario, el incremento de las horas de luz solar y al aumento de las temperaturas llevan una menor segregación de hormonas por parte del hipotálamo (hormonas que sirven para mantenernos activos).

Se podría decir hablando con menos tecnicismos que a nuestro cerebro le cuesta interpretar de forma correcta el cambio.

 

¿Qué podemos hacer para disminuir o prevenir sus síntomas?

  • Que no cunda el pánico: si asociamos estas sensaciones con un problema emocional sólo harán que aumentar, identificar que se deben a este pequeño cambio a la primavera nos hará tomar medidas más correctas y no asustarnos.
  • Mantener los horarios de sueño: parte del problema es que al tener más horas de luz y mejor temperatura alargamos más las horas de vigilia y por lo tanto estamos más cansados al día siguiente. Intenta mantener el horario de sueño.
  • Aliméntate bien e hidrátate más: Hace más calor por lo que el apetito puede disminuir, además el cambio de hora muchas veces lleva a cierto descontrol con el horario de comer, pero hay que hacer el esfuerzo porque no estar bien alimentado aumenta la sensación de apatía y tristeza. Además tienes que hidratarte más porque también sudas más, lleva contigo una botella de agua y ve obligándote a beber durante todo el día.
  • Haz deporte: es lo que menos te apetece ahora mismo pero puede ser la solución perfecta al problema dado que el deporte nos hace segregar endorfinas y eso te hará sentir mejor y estar más activo/a. Además te ayudará a dormir pronto por las noches.
  • Haz actividades agradables: no dejes de hacer actividades de ocio por encontrarte apático/a. Eso te llevará a un círculo vicioso del que puede resultar cada vez más difícil salir.
  • Si ves que continúa durante demasiado tiempo o que ya existía un problema de base que se ha incrementado busca ayuda profesional.

 

 

 

¿Por qué los psicólogos van al psicólogo?

He decidido formularme esta pregunta porque creo que tiene una respuesta de lo más interesante.

Es una respuesta que se divide en muchas partes así que vamos a ver cuáles son las diferentes razones por las que los/as psicólogos/as van a ver a otro psicólogo/a.

 

Todos tenemos problemas en algún momento de nuestra vida.

Y parece que la sociedad está cada día más de acuerdo con esto, pero los psicólogos ya lo sabíamos desde hace tiempo. Nadie es inmune al dolor, a la ansiedad, a las dificultades de la vida, al duelo, a los problemas…

Hay gente que tiene más dificultades para reconocer que tiene dichos problemas, aunque se trate de reconocérselo a uno mismo, pero los psicólogos trabajamos con ellos así que solemos verlos venir desde que aún son muy pequeños.

Saber que existen y saber identificarlos en los demás no nos hace inmunes, aunque sí es cierto que los vemos con más claridad en nosotros mismos.

 

Los psicólogos conocen a otros psicólogos

Una de las situaciones que más suele preocupar a la hora de empezar una terapia es saber si estamos acertando con el psicólogo y cómo va a ser la primera sesión. Eso no es un problema cuando eres psicólogo porque conoces ya al profesional que va a tratarte además también sabes bien cómo es una primera sesión y por lo tanto sabes que va a ser agradable, que podrás hablar de lo que te ocurre y que te vas a sentir cómodo.

 

Si te ocurre eso te puede interesar mi artículo Creo que necesito un psicólogo pero… : http://www.psicologadevalencia.es/creo-que-necesito-un-psicologo/

 

Saben que la terapia cognitivo- conductual funciona, y la prefieren a los fármacos

Esta es la principal razón. Dado que saben cómo se trabaja en psicología, saben que la terapia cognitivo-conductal funciona.

En cuanto a los psicofármacos, pongamos un ejemplo:

Loli es una mujer de 60 años, hace más de veinte años que por un duelo empezó a tomar antidepresivos. Se considera una persona “que va tirando” aunque si ahora mismo fuera evaluada por cualquier profesional de salud mental su diagnóstico sería depresión. Es más, su psiquiatra le sigue mandado antidepresivos. 

Y ahora viene una pregunta sencilla: Si te doliera mucho la cabeza y fueras al médico y te recetara por ejemplo Ibuprofeno y no te quitara el dolor, ¿seguirías tomándolo durante 20 años? ¿Qué le dirías a alguien que te dijera que lleva 20 años tomando Ibuprofeno para el dolor de cabeza pero que le sigue doliendo?

Existen estudios que han demostrado que a la hora de tratar la ansiedad y la depresión la terapia cognitivo conductual, incluso combinada con fármacos si fuera necesario, es más eficaz que los fármacos únicamente.

Además tiene más ventajas:

  • Es más económica: existen sistemas públicos de salud (por ejemplo en Reino Unido) que han aumentado el número de psicólogos (5.000 más en este caso) y han comprobado que acaban ahorrando dinero dado que la terapia cognitivo-conductual (cuando hay psicólogos suficientes y por lo tanto se ofrecen sesiones semanalmente) resulta ser mucho más efectiva.
  • La persona se hace independiente y no dependiente: la persona aprende estrategias que podrá aplicar a lo largo de su vida siempre que tenga problemas similares. Por lo que una vez se le de el alta en la mayoría de los casos ya no volverá al psicólogo más por ese problema.
    Con la medicación ocurre lo contrario, no sólo hay quien la toma de por vida, sino que quien deja de tomarla durante algún periodo siempre que aparece un problema vuelve a recurrir a ella.
  • No tiene efectos secundarios:  bien es sabido que los psicofármacos tienen muchos efectos secundarios y muy variados que además muchas veces impiden la posibilidad de tratamiento (por ejemplo en mujeres embarazas).
  • Mayor adherencia a la terapia: la persona comprueba desde el principio que va mejorando por lo que se encuentra motivada a seguir hasta el final.
  • No tiene efectos nocivos a largo plazo:  Todo lo contrario, aprender estrategias nuevas siempre es positivo.
  • Previene las recaídas: la terapia cognitivo-conductal previene las recaídas dado que, como hemos comentado, dota a la persona de las estrategias necesarias. Esto no ocurre con los fármacos.

 

Saben lo importante que es dedicarse tiempo a uno mismo

Solemos vivir todos (no sólo los psicólogos) muy pendientes de las personas de alrededor, de cumplir en nuestro trabajo, etc. y eso hace que muchas veces nos restemos tiempo a nosotros mismos dejando de cuidarnos. Los psicólogos sabemos que el cuidado de nuestro estado emocional es tan importante como el cuidado físico y por eso no nos lo pensamos a la hora de acudir a otro profesional para encontrarnos bien.

 

Si te ha gustado, aquí te dejo otros artículos que pueden interesarte:

 

Diferentes tipos de terapia: http://www.psicologadevalencia.es/diferentes-tipos-de-terapia/

Creo que necesito un psicólogo pero… : http://www.psicologadevalencia.es/creo-que-necesito-un-psicologo/

Duelo, ¿cómo vivir sin ti?: http://www.psicologadevalencia.es/duelo/