¿Qué es la feminidad?

¿Qué es la feminidad?

“Magia a la luz de la luna” Un experto desacreditador de espiritistas viaja al sur de Francia para conocer a una mujer que está haciendo creer a una familia adinerada que es espiritista. 

Quiere comprobar si es verdad lo que dice. 

Cuando llega a casa de dicha familia, habla con uno de ellos que le dice que cree que ella dice la verdad porque le ha dicho cosas que nadie más sabría. 

Él añade: Y dicen que es muy agraciada.

El otro responde: Es adivina y divina.

Esto es lo que la feminidad os ha dicho:

“Una verdadera mujer es vulnerable, es sensible y asustadiza. Es muy buena en el cuidado de otras personas, en la atención a las necesidades de lxs demás pero nada buena en tareas que se salen del contexto del hogar. Una mujer no es agresiva, no dice tacos, no se enfada. Una verdadera mujer llora antes que gritar o enfurecerse. Una mujer tiene que ser comprensiva y dulce, escuchar más y hablar menos. No querer protagonismo.”

Esa es la única manera de ser mujer. 

Pero como hicimos con la masculinidad en el artículo anterior vamos a borrar esos límites. Porque la feminidad se puede vivir también libremente. 

Tienes derecho a:

  • Ser fuerte física y mentalmente.
  • Quedarte en casa cuidando de tus hijxs o ir a trabajar.
  • Tener un tono de voz alto y fuerte.
  • Estar seria o enfadarte.
  • Ser ambiciosa en tu trabajo o en tu vida.
  • Tener ganas de sexo y acostarte con quien quieras.
  • No enternecerte con todo.
  • Que te guste el riesgo.
  • No tener vulva ni vagina. No tener la regla.
  • Tener la orientación sexual que quieras, no por eso no eres femenina.
  • No competir con las otras mujeres.
  • Pedir en el sexo lo que tú quieres y no únicamente atender las necesidades de la otra persona.
  • No ponerte falda ni nada ajustado.
  • No maquillarte.
  • Hacer lo que quieras cuando quieras.
  • No querer tener hijxs y no por eso eres egoísta.
  • Decidir tus prioridades.
  • No saber cocinar bien.
  • No ser siempre complaciente.
  • No tener miedo.

Y esta lista se queda corta.

No hay «mujeres mujeres» ni «verdaderas mujeres»

Si te sientes mujer, eres mujer.

Si te ha gustado este artículo quizá también te interese:

El uso del lenguaje

¿Qué cambios se están dando en el uso del lenguaje? ¿Por qué es importante un uso del lenguaje más adaptado a la sociedad actual?

#laspalabrasimportanmucho

El otro día en la radio entrevistaron a una cirujana plástica. La entrevista estaba resultando bastante interesante, todo iba bien, hasta que la locutora le preguntó si los hombres también se sometían a operaciones estéticas y, si lo hacían, si había aumentado la frecuencia en los últimos años.

La cirujana contestó que sí a las dos cosas 

"Sí lo hacen y además con más frecuencia que antes"

De ahí se pasó a qué tipo de operación era más demandada por ellos y tal y cual, hasta que la locutora para ir cerrando, dijo: “Pues está muy bien, porque también a las mujeres nos gusta que los hombres se cuiden y no nos gusta la barriga cervecera. Y además eso también tiene que ver con la igualdad"

Utilizaremos este ejemplo para hacer ver la importancia del uso del lenguaje.

Nos llamó la atención.

Con sus palabras (con su uso del lenguaje), estaba dando por hecho al menos 3 cosas incorrectas pero que de modo subliminal todas las personas que escucharon la entrevista dieron por hecho:

  1. Que los hombres sólo gustan a las mujeres y por lo tanto que a las mujeres sólo nos gustan los hombres.
  2. Que es necesario, o al menos importante, mejorar estéticamente a través de la cirugía.
  3. Que los hombres lo deben hacer para gustar a las mujeres y que eso además era igualitario, siendo más bien al contrario. Si las mujeres como género tuviéramos que juzgar el cuerpo de los hombres y además bajo un único parámetro, el estético, se estaría incurriendo en una desigualdad exactamente igual que la que impera ahora y de la que queremos y debemos  salir. Esto sería «hembrismo»

Posiblemente ni se dio cuenta de todo lo que transmitía con esas palabras. Tiró de sus clichés respecto a la estética y el género y trasmitió un mensaje equivocado, pasado, antiguo, inútil, de una sociedad que ya no es,  que manda mensajes contrarios a ese.

Y lo que le ocurrió a esta chica nos pasa a todxs a diario. Seguimos utilizando, frases hechas de hace mil años que ya no sirven. Sin darnos cuenta, que el lenguaje, es la base del pensamiento.

Un ejemplo: «Trabajo como un negro» 

Porque el lenguaje transmite ideas y las ideas forman creencias y estas, crean la vida. Y no solo la tuya, también la de las personas que te rodean, porque con el lenguaje nos socializamos.

Cuando aprendemos  cosas nuevas y vemos  las cosas de otro modo, tenemos la obligación de decirlas de otro modo. Aunque te resulte raro o creas que sólo lo vas a hacer tú.

Nuestra sociedad está cambiando y la tecnología favorece la rapidez de ese cambio. Y aunque a veces no lo parezca crecemos hacia la apertura, la equidad, la igualdad, la diversidad y el respeto.

Los nuevos modelos están ahí y esa nueva realidad necesita una nueva manera de hablar y hay que tenerlo en cuenta y ser creativxs, curiosxs y valientes en el uso que hacemos de las palabras, y hacerlo con voluntad, consciencia, tranquilidad  e insistencia.

Igual te sirve escribir tu lista de palabras o frases que ya no dirás nunca más o no las dirás en determinado contexto o no las dirás con determinada intención.

 

Si te ha gustado este artículo quizá te interesen también estos otros:

 

Si no lo veo no lo quiero

Yo no quiero ser machista

Generación millennial

Si no lo veo no lo quiero

SI NO LO VEO NO LO QUIERO

No sé si habéis oído hablar de Alyssa Carson.

Yo la conocí el otro día viendo la tele. Es una niña americana de 15 años que tiene un sueño y ella lo cuenta así: “Quiero ser el primer ser humano en pisar el planeta Marte en el futuro. Es el sueño de mi vida, nadie lo ha hecho antes». 

Ella se está preparando y es muy probable que en el año 2033 lo consiga.

¿Sorprendente?

Para mi sí, y mucho la verdad.

Me sorprende que siendo tan joven su sueño sea a tan largo plazo, me sorprende y me alegra mucho que se refiera a ella misa como “el primer ser humano” y no la primera mujer, lo que indica que está libre de prejuicios sexistas, pero por encima de todo lo más sorprendente es que quiera aspirar a ser algo sin tener un modelo de referencia.

Alyssa es una pionera. Ha querido llegar a ser algo sin que nadie lo haya hecho antes. Es la primera.

En algún momento, hubo una primera mujer policía, bombero, cirujana, boxeadora, minera, mecánica etc… y un primer hombre bailarín, modelo, maquillador, modisto, auxiliar de vuelo, enfermero etc…y ahora seguro que hay muchos más niños que sueñan con lo mismo que Alyssa porque ella es un modelo a seguir.

Cualquier persona puede aspirar a ser lo que quiera independientemente de su sexo

Es importante si queremos llegar a una sociedad igualitaria que hagamos visibles todxs lxs modelxs, sacudiéndonos los prejuicios machistas que tenemos. Haz que existan, habla de ellxs.

Muéstrales todo, expande sus posibilidades y  enriquecerás su vida y la tuya.

Si tienes alrededor niñxs, hijxs, sobrinxs, nietxs, alumnxs…  todavía más. Por ejemplo: si son pequeñxs cuenta cuentos donde lxs personajes salgan del papel tradicional adjudicado a hombres y mujeres para que lxs niñxs puedan verse ahí y elegir.

Si son adolescentes posiciónate claramente en la igualdad, no les censures y ayúdales a que ellxs tampoco lo hagan. Aliéntales a ser pionerxs, es posible que se conviertan en modelos de muchxs otrxs.

Si no veo donde puedo llegar, no querré llegar, porque no sabré que es posible.