Cómo liderar tu vida

En el artículo de hoy vamos a hablar sobre cómo liderar tu vida.

Liderar significa tener la responsabilidad de dirigir algo para llegar a algo. Por lo tanto liderar tu vida, sería algo así como vivirla con la responsabilidad necesaria para conseguir que esta sea como a ti te gustaría que fuera.

El /la lider  – Tú. 

La empresa – Tu vida. 

El  equipo – Tus pensamientos, emociones, experiencias, necesidades, roles, sueños, deseos …. Grandes y heterogéneos, sí, pero tu empresa también lo es.

La pregunta sería ¿Te gustaría  liderar tú vida? ¿Crees que merece la pena desempeñar ese trabajo? Si la respuesta es sí, quizá saber algunas cualidades o requisitos necesarios para ejercer un buen liderazgo nos sirvan para ello.

¡Pues vamos entonces! Demos respuesta a ¿cómo liderar tu vida?

Algunas cosas que hacen lxs buenxs líderes.

–  Se preocupan por conocer la empresa e  intentan mantenerse informadxs de lo que ocurre en ella. No es necesario hacerlo siempre en profundidad pero estar en eso sí. 

–  Se presentan a su equipo y se interesan por conocerlo a fondo tanto a nivel de competencias profesionales como humanas.

– Piensan en el largo plazo para tomar decisiones aunque esto sea difícil de trasmitir y de ejecutar a veces.

–  En ocasiones vuelven atrás para revisar soluciones inadecuadas para valorar lo que quizá se dejaron por el camino y ahora necesiten  o  para descartar lo que ya no le sirve .

–  A veces improvisan. 

–  Alumbran a su equipo, no se imponen.

–  Fomentan la cohesión grupal. Propician momentos de encuentro no enfocados necesariamente en resolver nada sino simplemente para hablar. Sobre cualquier cosa.

–  Buscan nuevos retos y nuevos enfoques. Intentan ser creativxs.

–  Motivan siempre también en los malos momentos y  así consiguen  que el grupo confié y se mantenga activo y orientado en nuevas soluciones si fueran posibles.

–  Es apasionada con lo que hace sin ser intransigente. Es enérgicx, sonríe, trasmite seguridad y disfruta con lo que ha elegido abordar.

–  Se mantiene fiel a sus principios y sobre todo es respetuosx con su empresa con su equipo y consigo mismx.

–  Actúa y tiene la ultima palabra. A veces arriesga más, a veces menos y  otras veces se toma su tiempo parándose a reflexionar pero siempre enfocadx en resolver .

–  Reconoce los logros y agradece al equipo siempre, fortaleciéndolo día a día. 

–  Encaja las derrotas sin culpabilizar ni castigar. Es comprensivx y amable pero también determinante .

–  Sabe escuchar y busca la armonía en su equipo identificando cuando esta se tambalea para llegar de nuevo al equilibrio.

–  Se inspira en la forma de trabajar de otrxs lideres y mantiene contacto con ellxs ofreciendo su ayuda orgullosx y contentx de poder hacerlo.

–  Nunca decide sin escuchar, la influencia y consecuencias de sus actos son bidireccionales y  procura tenerlo siempre en cuenta.

– Sabe desconectar cuando  puede y enseña a su equipo a hacerlo. El valor de mirar hacia otras cosas diferentes al trabajo potencia este.

–  No se cree infalible, contempla la posibilidad de equivocarse, conoce sus limitaciones y por eso es más respetadx. 

–  Esta pendiente del desarrollo de su empresa y de sus necesidades presentes para adaptarse mejor y mejorar cada día .

–  Sabe escuchar atentamente y no solo con sus oídos, con todo el cuerpo, también con los ojos .

–  Es paciente. Sabe que las cosas llevan tiempo y que los cambios efectivos no son procesos lineales pero siempre significan crecimiento y mejora.

–  No compara a lxs miembrxs de su equipo, valora la diversidad y las distintas competencias y habilidades de cada unx de ellxs .

–  Sabe que no se nace siendo líder pero intenta comprometerse cada día para seguir adquiriendo las competencias necesarias para ello y entrenando con pasión y respeto por su trabajo .

 Tú, tu equipo, tu vida.

Tengo miedo a enamorarme

¿Cuántas veces has oído esta frase? «Tengo miedo a enamorarme»

Quizá es un miedo que sientes tú o quizá alguna persona que conoces, hoy vamos a hablar del enamoramiento, del miedo a lo desconocido y de cómo superarlo.

¿Qué significa enamorarse?

El enamoramiento es un estado físico y psicológico que aparece cuando nuestro cerebro asocia una persona concreta a un estado de bienestar.

El problema es que cuando desconocemos algo tendemos a tener miedo a ello así que vamos a aclarar bien qué es estar enamoradx y quizá algunos de esos miedos desaparezcan.

Para que nos entendamos digamos que la persona de la que se está enamoradx es la variable «P» . Cada vez que escribamos «P» significa que hablamos de la persona de la que se está enamoradx (real o hipotética).

Lo que sucede es que el cerebro libera sustancias endógeneas relacionadas con el bienestar y el placer al pensar en P o estar con P.

¿Qué sustancias son esas?

  • Dopamina: es un neurotransmisor lo que significa que su función es hacer llegar la información de una neurona a otra. Altos niveles de Dopamina en el cerebro se relacionan con sensaciones como la motivación, el placer y la relajación. Además la Dopamina actúa en diferentes tipos de adicciones y hace que el enamoramiento sea como una especie de «adicción» a «P».
  • Oxitocina: Se le llama coloquialmente «la hormona del amor». Se produce el hipotálamo y se libera al torrente sanguíneo como respuesta a diferentes estímulos. Y, aunque tiene muchas funciones (por ejemplo: está muy relacionada con el parto y la lactancia), también actúa cuando aparece el enamoramiento de manera que la persona se siente más desinhibida, regula también el cariño, la sensación de confianza y las ganas de socializar. Es necesaria su liberación para experimentar un orgasmo. Pero también se libera oxitocina cuando hay muestras de cariño físico por parte de «P» (abrazos, besos, caricias…)
    Aquí os dejamos un post que pusimos en Instagram sobre la oxitocina:
    https://www.instagram.com/p/B2oeddcC3cT/?utm_source=ig_web_copy_link
  • Serotonina: es un neurotransmisor que actúa como modulador del estado de ánimo en general. Se libera después del orgasmo provocando sensación de placer y bienestar.
  • Noradrenalina: puede actuar como hormona o como neurotransmisor y en el enamoramiento es la responsable de todas las sensaciones físicas de ansiedad cuando se está en presencia de «P». Por ejemplo: el corazón se acelera, rubor, sudor, sensaciones en el estómago…
    Sí, las «mariposas en el estómago» son una realidad explicada científicamente por la liberación de noradrenalina cuando se piensa o se está en presencia de «P».

¿Cuánto dura el enamoramiento?

Quizá una de las cosas que se esconden detrás de ese «Tengo miedo a enamorarme» es que alguien puede pensar que es un estado permanente y que durará para siempre. Pero no es así. La liberación de todas esas hormonas y neutrotransmisores tiene un coste energético por lo que sería insostenible de por vida.

El enamoramiento dura un tiempo variable según la persona y la situación pero desde luego, aunque sigas con «P» toda la vida, la fase de enamoramiento pasará.

¿Entonces no se está enamoradx para siempre?

Una de las cosas que hacen que muchas personas se sientan mal en sus relaciones de pareja es precisamente cuando esta fase de enamoramiento termina.

Y eso es porque pensaban que esa sensación de «ser adicto» y «necesitar» a esa persona, así como la pasión del principio de la relación, duraría siempre.

Cuando todo eso disminuye lo interpretan como algo negativo o una señal de que el amor ha terminado.

Pero el fin del enamoramiento no es más que el paso al siguiente nivel, en el cual, ya libre de toda esa influencia química, puedes dedicar tiempo a conocer mejor a esa persona, a experimentar lo que te aporta y lo que te importa y a forjar compromisos a largo plazo como un proyecto de vida común.

El compromiso

Quizá el «Tengo miedo a enamorarme» puede significar «Tengo miedo al compromiso»

Y es que el enamoramiento es placentero, sencillo, emocionante, vertiginoso y apasionado pero el compromiso es lento, trabajoso, costoso, paciente y, a veces, difícil.

El compromiso no significa ni más ni menos que tener un proyecto común, sea el que sea, sea hasta donde sea. No es necesariamente estar en una relación monógama cerrada, ni casarse, ni tener hijos. Todo eso es compromiso pero no su única forma de expresión. El compromiso es hablar con «P» de lo que quiere para tu vida y de que quieres que «P» esté en ella. Y que «P» haga lo mismo contigo.

Así pues, lo primero es ver si aquello que te asusta es el enamoramiento el el hecho de estar en una relación con otra persona. Y en cualquier caso valorar que muchas veces las cosas nos asustan porque no sabemos cómo son y quizá simplemente sea la ansiedad que provoca una situación desconocida.

Si te ha gustado este artículo quizá también te guste: