¿Qué es la feminidad?

¿Qué es la feminidad?

“Magia a la luz de la luna” Un experto desacreditador de espiritistas viaja al sur de Francia para conocer a una mujer que está haciendo creer a una familia adinerada que es espiritista. 

Quiere comprobar si es verdad lo que dice. 

Cuando llega a casa de dicha familia, habla con uno de ellos que le dice que cree que ella dice la verdad porque le ha dicho cosas que nadie más sabría. 

Él añade: Y dicen que es muy agraciada.

El otro responde: Es adivina y divina.

Esto es lo que la feminidad os ha dicho:

“Una verdadera mujer es vulnerable, es sensible y asustadiza. Es muy buena en el cuidado de otras personas, en la atención a las necesidades de lxs demás pero nada buena en tareas que se salen del contexto del hogar. Una mujer no es agresiva, no dice tacos, no se enfada. Una verdadera mujer llora antes que gritar o enfurecerse. Una mujer tiene que ser comprensiva y dulce, escuchar más y hablar menos. No querer protagonismo.”

Esa es la única manera de ser mujer. 

Pero como hicimos con la masculinidad en el artículo anterior vamos a borrar esos límites. Porque la feminidad se puede vivir también libremente. 

Tienes derecho a:

  • Ser fuerte física y mentalmente.
  • Quedarte en casa cuidando de tus hijxs o ir a trabajar.
  • Tener un tono de voz alto y fuerte.
  • Estar seria o enfadarte.
  • Ser ambiciosa en tu trabajo o en tu vida.
  • Tener ganas de sexo y acostarte con quien quieras.
  • No enternecerte con todo.
  • Que te guste el riesgo.
  • No tener vulva ni vagina. No tener la regla.
  • Tener la orientación sexual que quieras, no por eso no eres femenina.
  • No competir con las otras mujeres.
  • Pedir en el sexo lo que tú quieres y no únicamente atender las necesidades de la otra persona.
  • No ponerte falda ni nada ajustado.
  • No maquillarte.
  • Hacer lo que quieras cuando quieras.
  • No querer tener hijxs y no por eso eres egoísta.
  • Decidir tus prioridades.
  • No saber cocinar bien.
  • No ser siempre complaciente.
  • No tener miedo.

Y esta lista se queda corta.

No hay «mujeres mujeres» ni «verdaderas mujeres»

Si te sientes mujer, eres mujer.

Si te ha gustado este artículo quizá también te interese:

¿Qué es la masculinidad?

¿Qué es la masculinidad?

«Guerra mundial Z«. Apocalipsis zombi. 

Brad Pitt, el protagonista, interpreta a un padre de familia. Todo esta  tranquilo hasta que de repente la gente empieza a convertirse en zombi. Si te muerden, te conviertes. 

Como él es investigador su  misión es averiguar de dónde proviene la infección que provoca la transformación.

Tras muchas dificultades consiguen ponerse a salvo él, su mujer, sus dos hijas de unos 10 y 12 años y un niño de unos 7 años que consiguen rescatar por el camino. 

Llegan a un barco y tras instalarse él debe irse. Se despide de todxs. Besa a su mujer, a sus hijas y cuando se despide del niño tras darle un beso le dice : “Cuida de ellas”.

“Ellas”, son entonces una mujer adulta y dos niñas mayores que él. Un niño de 7 años que acaba de descubrir qué es la masculinidad.

Menudo encargo. Igual si le preguntásemos casi hubiera preferido convertirse en zombie . No creo que  fuera capaz de entender en qué consistía ese «Cuida de ellas».

Pero sin embargo son esos los tipos de  mensajes que los hombres habéis tenido que oír una y otra vez a lo largo de vuestra vida. 

Esto es lo que la masculinidad os ha dicho:

«Un verdadero hombre protege, no tiene miedo, todo lo puede es invulnerable, no fracasa, vale por lo que tiene, consigue cosas, tiene poder, es fuerte, agresivo, tiene que demostrar su valor, no llora porque eso es de blandos, de mujeres o de homosexuales (que no son verdaderos hombres masculinos), se pone en riesgo, coge lo que quiere … «

Esa es la única manera de ser hombre y además tenéis que demostrarlo. No se puede poner en duda la masculinidad. Eso nunca.

Es hora de ir borrando los limites que han estado definiendo hasta ahora como debéis ser y comportaros para poder disfrutar de vivir vuestra masculinidad libremente.

Tu valor está simplemente en ser. 

Tenéis derecho:

  • A no proteger por obligación.
  • A no poder con todo. Reconocerlo y pedir ayuda si lo necesitáis. 
  • A abandonar cualquier tipo de violencia.
  • A no poneros en riesgo.
  • A no ser ambiciosos y no querer conseguir siempre cosas para aparentar prosperidad o éxito o status.
  • A no tener siempre ganas de sexo y decir: «no me apetece»
  • A tener la orientación sexual que os de la gana, seguís siendo hombres.
  • A llorar cuando lo necesitéis.
  • A que vuestro pene no sea grande, su tamaño no es medida de nada.
  • A  no tener pene.
  • A demostrar cariño a vuestra pareja.
  • A ser un padre presente y afectuoso, también con vuestros hijos varones y aunque ya sean mayores.  
  • A fracasar.
  • A no exigir.
  • A no tener un cuerpo atlético 
  • A saber que no lo merecéis todo.
  • A tener amigos hombres sin competir con ellos.
  • A no tener dinero. 
  • A no querer ser padres o quererlo mucho.
  • A no creer que las mujeres son todas iguales. 
  • A vestir del color que queráis.
  • A entender que la sexualidad no consiste solo en la penetración
  • A ser autónomos.  No hace falta que nadie se haga cargo de vosotros.
  • A  dejar de lado el ego .
  • A no estar permanentemente ocupados.
  • A no resolverlo todo.

Y esta lista se queda corta. 

No hay «hombres hombres» ni «verdaderos hombres» 

Si tú te sientes hombre, eres un hombre.

Si te ha gustado este artículo quizá también te interese: