¿Qué es revictimizar?

La palabra revictimizar la escuchamos a menudo en medios de comunicación pero ¿qué significa revictimizar?

En la vida hay situaciones difíciles y complicadas.

Los seres humanos, ante ellas, emitimos respuestas y buscamos explicaciones. Muchas veces en esa búsqueda de explicaciones a veces nos atribuimos a nosotrxs toda la culpa y en otras ocasiones tendemos a “tirar balones fuera”

Ni tanto ni tan calvo.

No tenemos la culpa siempre de los que nos pasa, hay cosas que se “nos escapan”. Cosas que, sencillamente, no depende de nosotrxs que sucedan o no. No podemos hacer nada.

Culpabilizarnos por todo, acarrear con culpas que no nos corresponden, no es psicológicamente sano.

Por otro lado muchas veces  culpamos a lxs demás de todo lo que nos ocurre. Sobre todo lo malo.

“Si me pongo celosx es por culpa de mi pareja que no evita hacer lo que me provoca, si me enfado es mi hijx que es un/a desobediente, si no adelgazo es que el/la endocrinx es  incompetente…»

Ambas circunstancias, culpabilizarnos de todo o no hacerlo de nada, no solucionan. Nos dejan en situación de vulnerabilidad provocada por mí mismx o por lxs demás. Y eso nos deja sin elección, indefensxs.

Así pues lo interesante sería: Analizar objetivamente lo sucedido, distinguir cuál es mi parte de responsabilidad, adjudicármela, identificar en qué he fallado e intentar corregirlo a fin de poder tener más control la próxima vez.

Pero ¿y socialmente? ¿Cómo nos comportamos como sociedad ante situaciones, injustas y crueles? Situaciones como abusos, malos tratos, bulling, acoso…

Pues enjuiciando, y muy a menudo culpabilizando. Haciendo que la persona que lo sufre, se sienta víctima de la experiencia vivida y a la vez culpable de ella.

Eso es revictimizar .

La persona experimenta una diferencia entre su realidad, su experiencia de indefensión y la interpretación que hace la sociedad de esa realidad (su pareja, sus hijxs, sus familiares, amigxs, vecinxs, medios de comunicación…)

Si ante cualquier situación de abuso la persona siente vergüenza, miedo, rabia, desolación, estrés, vulnerabilidad… con la revictimización hacemos que además se sienta culpable de que le ocurra todo eso.

Y además de esto, miles de cosas: Aislamiento, confusión, autodesprecio, culpabilidad, miedo a no ser creidx, tristeza, sensación de irrealidad, dudas…

Estemos atentxs.

No revictimicemos, no lo hagamos.

Si ya lo hemos hecho y nos damos cuenta: rectifiquemos.

No transmitamos lo que no sirve.

Conviértete en modelo para otrxs.