Tengo miedo a enamorarme

¿Cuántas veces has oído esta frase? «Tengo miedo a enamorarme»

Quizá es un miedo que sientes tú o quizá alguna persona que conoces, hoy vamos a hablar del enamoramiento, del miedo a lo desconocido y de cómo superarlo.

¿Qué significa enamorarse?

El enamoramiento es un estado físico y psicológico que aparece cuando nuestro cerebro asocia una persona concreta a un estado de bienestar.

El problema es que cuando desconocemos algo tendemos a tener miedo a ello así que vamos a aclarar bien qué es estar enamoradx y quizá algunos de esos miedos desaparezcan.

Para que nos entendamos digamos que la persona de la que se está enamoradx es la variable «P» . Cada vez que escribamos «P» significa que hablamos de la persona de la que se está enamoradx (real o hipotética).

Lo que sucede es que el cerebro libera sustancias endógeneas relacionadas con el bienestar y el placer al pensar en P o estar con P.

¿Qué sustancias son esas?

  • Dopamina: es un neurotransmisor lo que significa que su función es hacer llegar la información de una neurona a otra. Altos niveles de Dopamina en el cerebro se relacionan con sensaciones como la motivación, el placer y la relajación. Además la Dopamina actúa en diferentes tipos de adicciones y hace que el enamoramiento sea como una especie de «adicción» a «P».
  • Oxitocina: Se le llama coloquialmente «la hormona del amor». Se produce el hipotálamo y se libera al torrente sanguíneo como respuesta a diferentes estímulos. Y, aunque tiene muchas funciones (por ejemplo: está muy relacionada con el parto y la lactancia), también actúa cuando aparece el enamoramiento de manera que la persona se siente más desinhibida, regula también el cariño, la sensación de confianza y las ganas de socializar. Es necesaria su liberación para experimentar un orgasmo. Pero también se libera oxitocina cuando hay muestras de cariño físico por parte de «P» (abrazos, besos, caricias…)
    Aquí os dejamos un post que pusimos en Instagram sobre la oxitocina:
    https://www.instagram.com/p/B2oeddcC3cT/?utm_source=ig_web_copy_link
  • Serotonina: es un neurotransmisor que actúa como modulador del estado de ánimo en general. Se libera después del orgasmo provocando sensación de placer y bienestar.
  • Noradrenalina: puede actuar como hormona o como neurotransmisor y en el enamoramiento es la responsable de todas las sensaciones físicas de ansiedad cuando se está en presencia de «P». Por ejemplo: el corazón se acelera, rubor, sudor, sensaciones en el estómago…
    Sí, las «mariposas en el estómago» son una realidad explicada científicamente por la liberación de noradrenalina cuando se piensa o se está en presencia de «P».

¿Cuánto dura el enamoramiento?

Quizá una de las cosas que se esconden detrás de ese «Tengo miedo a enamorarme» es que alguien puede pensar que es un estado permanente y que durará para siempre. Pero no es así. La liberación de todas esas hormonas y neutrotransmisores tiene un coste energético por lo que sería insostenible de por vida.

El enamoramiento dura un tiempo variable según la persona y la situación pero desde luego, aunque sigas con «P» toda la vida, la fase de enamoramiento pasará.

¿Entonces no se está enamoradx para siempre?

Una de las cosas que hacen que muchas personas se sientan mal en sus relaciones de pareja es precisamente cuando esta fase de enamoramiento termina.

Y eso es porque pensaban que esa sensación de «ser adicto» y «necesitar» a esa persona, así como la pasión del principio de la relación, duraría siempre.

Cuando todo eso disminuye lo interpretan como algo negativo o una señal de que el amor ha terminado.

Pero el fin del enamoramiento no es más que el paso al siguiente nivel, en el cual, ya libre de toda esa influencia química, puedes dedicar tiempo a conocer mejor a esa persona, a experimentar lo que te aporta y lo que te importa y a forjar compromisos a largo plazo como un proyecto de vida común.

El compromiso

Quizá el «Tengo miedo a enamorarme» puede significar «Tengo miedo al compromiso»

Y es que el enamoramiento es placentero, sencillo, emocionante, vertiginoso y apasionado pero el compromiso es lento, trabajoso, costoso, paciente y, a veces, difícil.

El compromiso no significa ni más ni menos que tener un proyecto común, sea el que sea, sea hasta donde sea. No es necesariamente estar en una relación monógama cerrada, ni casarse, ni tener hijos. Todo eso es compromiso pero no su única forma de expresión. El compromiso es hablar con «P» de lo que quiere para tu vida y de que quieres que «P» esté en ella. Y que «P» haga lo mismo contigo.

Así pues, lo primero es ver si aquello que te asusta es el enamoramiento el el hecho de estar en una relación con otra persona. Y en cualquier caso valorar que muchas veces las cosas nos asustan porque no sabemos cómo son y quizá simplemente sea la ansiedad que provoca una situación desconocida.

Si te ha gustado este artículo quizá también te guste:

Publicado por

Psicóloga de Valencia

¿Buscas un psicólogo en Valencia? Somos dos psicólogas, Begoña Albalat y Begoña Peraita, trabajamos en Valencia, concretamente en nuestra clínica en Blasco Ibañez 26. Llámanos para cualquier duda que tengas o para obtener cualquier información adicional que no encuentres en la página web. Te atenderá Laura en el 647068692

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.