¿Cómo aceptar la nueva normalidad?

¿Cómo aceptar la nueva normalidad?

Para saber cómo aceptar la nueva normalidad primero tenemos que hacernos una pregunta:

¿Qué significa la nueva normalidad?

Si  lo normal es lo estadísticamente más frecuente o  lo que se atiene a la norma y/o a lo normativo, entonces, la nueva normalidad no es, ni más ni menos, que una nueva norma.

Las normas se establecen para definir la manera de hacer las cosas, por ejemplo: en la familia Pérez se establece la norma de cenar a las diez, es decir, tienen que ajustarse a ese horario si quieren llegar a cenar en familia. Es la norma. Puede estar más o menos consensuada o puede gustar más o menos, pero eso ya es cuestión de la familia Pérez. 

Así, las normas existen porque nos ayudan a saber lo que podemos o no podemos hacer en un determinado momento o en un determinado lugar. Su sentido está en que nos permiten regular las relaciones entre los miembros del grupo, y así,  todo va mejor. Las cosas están claras y todo es más fácil. 

A veces, las normas simplemente están ahí y son algo que ya se sabe, por ejemplo: no podemos hablar alto en un cine o ir en bañador a un teatro. Otras veces, es necesario que se hagan explícitas porque las desconocemos o no estaban ahí antes, por ejemplo, porque la circunstancia cambia. Por seguir con la familia Pérez: cambia la norma porque cambia el horario laboral de uno de los miembros del grupo familiar. En vez de a las 10, se cena a las 9.

Hay normas de muchísimos tipos: religiosas, para el uso de los grupos de WhatsApp, en la moda, jurídicas, en el uso de internet (netiqueta )…

¿Cómo aceptar la nueva normalidad y llevarla lo mejor posible?

Aceptar la nueva normalidad puede ser difícil. Porque implica esfuerzos y limitaciones. Esto puede provocar muchas veces una especie de «resistencia» dentro de nosotrxs que nos dice «no quiero hacer este esfuerzo y no quiero aceptar las limitaciones»

Cuando decidimos acatar una norma, en realidad no sabemos si hacerlo o no hacerlo va a servir de algo, pero lo hacemos en respuesta a algunas leyes que rigen el comportamiento humano. 

Entender cuáles son esas «leyes» también nos hará entender cómo aceptar la nueva normalidad mejor.

Aquí os dejamos algunas de ellas.

Nos resulta más fácil seguir las normas cuando:

  • Entendemos el porqué se establecen y la función que cumplen. El entendimiento facilita la adherencia a la norma aunque no me guste o me resulte incómoda. Cuando sientas que no puedes más intenta recordar porqué estamos haciendo todo esto como sociedad y cuál es el objetivo.
  • Son claras. Busca fuentes adecuadas de información y no sensacionalistas.
  • Sabemos que se pueden cambiar. Piensa en que nada es eterno y en el caso de que no se consigan los resultados esperados o la circunstancia cambie las normas también cambiarán.
  • Estamos de acuerdo, es decir, coincide con nuestras ideas o intereses personales. Busca y recuerda tus razones personales para acatar esas normas.
  • Lo hace la mayoría de gente o al menos nuestro grupo de pertenencia. En este caso, no cumplirla haría que nos sintiéramos excluidxs , avergonzadxs o valoradxs negativamente por ellxs. Pensar en el esfuerzo de lxs demás te ayudará.
  • Entendemos que es legítima o razonable. Por ejemplo, cuando pensamos que favorece a la mayoría. El bien común.
  • Supone para nosotrxs más beneficios que costes o  cuando el no cumplirla nos provoque un coste muy elevado (por ejemplo económico).
  • Si la consideramos justa en base a nuestros valores o principios morales.
  • Si consideramos peligroso en alguna medida el no hacerlo.

De esta manera, si intentamos darle sentido, comprender y recordar su razón de ser y ser conscientes de qué factores influyen esa nueva normalidad encontraremos la respuesta a ese «¿Cómo aceptar la nueva normalidad?»

Pero estas leyes no se cumplen siempre porque los grupos están formados por individuos que pensamos, sentimos y decidimos lo que queremos o no queremos hacer y, por lo tanto, si queremos o no acatar las normas.

La nueva normalidad is coming. 

Si te ha interesado este artículo, quizá también te interese:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: