Hablemos de sexo

Vagina, clítoris, pene, testículos, sexo, sudar, lubricar, tocar, lamer, culo, excitarse, orgasmo, eyacular.

¿Te incomodan estas palabras?

¡Hablemos de sexo!

El gran desconocido, no nos hablan de él en el colegio, no nos hablan de él nuestros padres/madres, no nos hablan de él los libros infantiles ni los libros para adolescentes. Y después nos encontramos con novelas eróticas modernas donde nos hablan de él en su versión ficticia y creemos que eso es la realidad. O las películas eróticas que nos muestran una parte de él que no es tampoco real en absoluto.

¿Qué cosas están permitidas?

TODAS **

* Mientras se dé entre personas adultas
* Mientras ambas personas disfruten o consientan

 

Conoce tu propio cuerpo, desmonta los mitos

Mito1: Todos los hombres y todas las mujeres disfrutan sobretodo con la penetración

Mito 2: Somos totalmente diferentes anatómicamente

Mito 3: A los hombres les gusta más el sexo que a las mujeres

Sobreentendemos, quizá por culpa de las películas y las novelas de ficción, que todxs disfrutamos de la misma manera estimulando las mismas zonas y utilizando las mimas posturas.

Esto tiene poco sentido. ¿Acaso nos gustan a todxs los mismos sabores de helado?

Ver una película porno tiene la misma dosis de realidad que si viéramos a una actriz comer un helado de un sabor que no le gusta, pondrá cara de que sí igualmente, pero claro…es actriz.

Es más, un tanto por cien muy alto de mujeres no llegará jamás al orgasmo (únicamente) con la penetración. De hecho, la mayor parte de las mujeres que llegan al orgasmo mientras está habiendo penetración es porque a la vez se está estimulando de forma externa el clítoris. Sí, el clítoris.

Te lo presento porque igual no has tenido el placer de conocerle:

image1

Lo he dibujado yo misma en menos de un minuto…parece sencillo aunque aquí está desnudo…

Normalmente viste así y nos resulta más familiar:

image3

 

Pero… cuando se ve entero, toda su parte interna… se parece sorprendentemente a…

image2

Este sí sabes quien es…

Seas hombre, mujer o género neutro, sorprendentemente, estarás más familiarizadx con esta imagen que con la primera que has visto.

Igualmente llamemos a las cosas por su nombre:

image4

 

Así es, de hecho durante un tiempo en el útero materno tenemos exactamente lo mismo, después nos convertimos biológicamente en hombres o mujeres y por simplificar podríamos decir que o bien las cosas se quedan dentro o bien salen hacia fuera.

Por una cuestión educacional existe mucho desconocimiento del clítoris por parte de la población general, nadie dibuja así el órgano sexual femenino y esto suele llevar al error de que si lo que dibujo en los hombres como órgano sexual es lo que les da placer…entonces lo que da placer a las mujeres está dentro de su vagina.

Supongo que ahora mismo cualquier hombre que conoce cómo funciona su pene puede señalar qué parte de este dibujo es la que al estimularla provoca placer dado que es prácticamente igual anatómicamente que un pene (aunque en miniatura).

image3

 

El prepucio es LA ESTACIÓN CENTRAL DEL PLACER. Bien sea en el pene como en el clítoris.

El hecho de que una parte importante del clítoris rodee (según la anatomía de cada mujer de forma más  o menos próxima) la apertura vaginal es el responsable de que la penetración cause placer.

Por lo que podemos concluir que en realidad la estimulación vaginal no ha de ser  necesariamente la primera opción a la hora de proporcionar placer.

Mito 4: Las mujeres se masturban menos que los hombres y empiezan más tarde

En cuanto al descubrimiento de la zona tenemos la falsa idea de que las mujeres no se masturban hasta llegada la edad adulta pero eso dista mucho de la realidad. Muchas mujeres empiezan a masturbarse desde la infancia. No se trata en ese caso de algo sexual sino simplemente de hacer algo que resulta agradable. No hay que tratarlo como algo sexual ni sucio por lo que lo correcto sería corregir a la pequeña diciéndole que no es malo que lo haga pero que tiene que hacerlo cuando esté sola, nunca en presencia de otras personas. Podemos aprovechar la ocasión para hablarle sobre lo que es la intimidad de los demás y propia y el respeto de la intimidad (pe. qué es un secreto, porqué hay cosas que se puede guardar sólo para ella, porqué no debe contar a los demás las cosas que pasan en casa…)

Los hombres (en general) suelen empezar a masturbarse en la pre-adolescencia.

A partir de ese momento (pre-adolescencia), tanto para los hombres como para las mujeres, la masturbación pasa a tener una connotación sexual.

Aunque cada persona se masturba con una frecuencia diferente no podemos afirmar que el hecho de ser anatómicamente hombre o mujer afecte en la frecuencia. La razón es que a la hora de hablar de ello muchas mujeres que sí lo hacen con frecuencia todavía por una cuestión de pudor social negarán que lo hacen y muchos hombres que no lo hacen con frecuencia por una cuestión de deseabilidad social dirán que sí (porque a los hombres se les atribuye «ser más hombres» conforme utilizan más su pene)

Mito 5. El tamaño importa

Dado que hemos llegado a la conclusión de que el sexo placentero no es sólo penetración este mito cae por su propio peso (o tamaño).

Si se sabe utilizar la imaginación y otras partes del cuerpo que no sean sólo el pene se puede proporcionar mucho placer independientemente del tamaño.

Mito 6. Hombres y mujeres se excitan con las mismas cosas

Ni siquiera podemos decir que todos los hombres de la misma orientación sexual o todas las mujeres de la misma orientación sexual se exciten con lo mismo.

Mito 7. Las parejas homosexuales tienen sexo con más frecuencia, más placentero y son más infieles

La condición sexual no afecta en absoluto en el deseo que cada uno experimenta. La única razón que se me ocurre para que una pareja homosexual obtenga más placer del sexo es que ya conocen las zonas erógenas desde el principio o con más facilidad dado que parten de la misma base biológica y todo el tiempo que han empleado desde la infancia en el auto-conocimiento de la propia anatomía se puede trasladar (con las particularidades de cada unx) a la pareja. Pero esto sólo debería marcar la diferencia al principio, cuando se empieza a tener relaciones sexuales, dado que una persona heterosexual, o que se acuesta con personas del sexo opuesto, si dedica tiempo a conocer la anatomía de la otra persona obtendrá el mismo resultado sin problemas.

La base para obtener placer sexual es saber comunicar bien al otrx qué quiero, cómo lo quiero y cuándo lo quiero. Saber pedir.

Mito 8. Si fantaseo con algo es porque realmente eso es lo que quiero

En absoluto. Las fantasías empiezan y acaban en tu imaginación. Puede ser que fantasees con algo o alguien que te gusta de verdad o con alguna actividad sexual que disfrutarías llevándola a la realidad pero no es en absoluto necesario que cada cosa que se te pasa por la cabeza y que te provoca excitación sea algo que quieres llevar a la realidad.

Muchas personas fantasean por ejemplo con acostarse con personas del mismo sexo pero no es algo que en la realidad disfruten o quieran llevar a cabo.

 

Y aquí terminamos, 8 mitos desmontados y algún que otro descubrimiento.

No lo olvides, el autoconocimiento es lo mejor para disfrutar de todo, también del sexo.

En el amor y en el sexo sé tú mismx y no te juzgues, respeta y escucha al otrx, y todo funcionará sin problemas.

 

 

Si este artículo te ha gustado puedes compartirlo con las personas que conoces, seguirnos en Facebook ( https://www.facebook.com/PsicologaDeValencia ) dado que actualizamos cada artículo que escribimos, suscribirte a nuestro canal de YouTube ( https://www.youtube.com/channel/UCKFYL3wI5LgpRdOqEAcRlmg ) o darte una vuelta por nuestra página web (www.psicologadevalencia.es) que contiene muchos otros artículos (todos escritos por una o las dos psicólogas del equipo) sobre temas muy variados.

Addyi o Viagra femenina

Desde el día 19 de Agosto de 2015, se aprobó la comercialización (con receta médica) de la llamada coloquialmente Viagra femenina o «Viagra Rosa» en EEUU.

Es un medicamento llamado Addyi que a partir de ese momento los médicos podrán recetar a las mujeres que acudan a consulta aquejadas de un trastorno del deseo sexual hipoactivo.

¿EN QUÉ SE DIFERENCIA DE LA VIAGRA MASCULINA?

A diferencia de la *Viagra masculina, el objetivo principal del Addyi es tratar el Trastorno del deseo sexual hipoactivo (TDSH) que aparece en muchas mujeres al llegar la premenopáusia.

La otra diferencia principal entre las dos es que el Addyi tiene unos efectos secundarios más peligrosos.

* La viagra masculina tiene el objetivo de facilitar la erección y tratar deficiencias en la testosterona.

 

¿QUÉ ES EL TDSH?

El trastorno del deseo sexual hipoactivo consiste en una disminución o ausencia total del deseo de tener relaciones sexuales y de las fantasías. Siempre teniendo en cuenta la edad de la persona, su estado físico y anímico.

¿EXISTEN ALTERNATIVAS PARA EL TDSH?

Por supuesto que las hay.

La alternativa más efectiva a nivel emocional es sin ninguna duda la terapia cognitivo conductual por varias razones:

 

  • Es diferente en cada caso porque se adapta a las circunstancias de cada mujer. La disminución del deseo sexual puede aparecer en muchas diferentes situaciones o como consecuencia de acontecimientos muy variados, no sólo en la premenopausia como contempla el medicamento Addyi. El deseo puede disminuir o desaparecer porque existen problemas de pareja, por el nacimiento de un hijo, por una experiencia negativa, etc.
    El psicólogo evaluará cuál es la razón por la que ha aparecido esta disminución del deseo sexual y entonces planteará una terapia para ese caso concreto. Cada mujer además es diferente, tiene unas estrategias diferentes y una manera distinta de gestionar emocionalmente las cosas que le van pasando y esto son datos que el psicólogo también evalúa y tiene muy en cuenta a la hora de elaborar una terapia personalizada.
  • No tiene efectos adversos. Se trata de aprender y avanzar. Solucionar aquello que nos impide estar bien. Eso no puede ser negativo de ningún modo.
    La terapia tiene un ritmo pero siempre se tiene en cuenta a la persona y sus necesidades por lo que no se da un paso si no se siente con fuerzas y ganas para darlo.
  • Es una oportunidad para tratar otros temas, incluso a veces aquello que nos puede parecer el problema principal no lo es en absoluto, a veces es «la punta del iceberg» y eso un psicólogo es capaz de detectarlo.
  • Hace a la mujer auto-suficiente. Es decir, todas aquellas estrategias que aprende en la terapia se las lleva con ella para futuras situaciones. En cuanto aparezca de nuevo una situación similar podrá identificarla y reaccionar a ella de una manera eficaz.

 

 

 

Si este artículo te ha interesado, quizá también te pueda interesar:

Hablemos de sexo