¿Cómo dejar a tu pareja con respeto?

En el artículo de hoy hablaremos de cómo dejar a tu pareja con respeto

Clara tiene 28 años, lleva 4 años con Javi, y aunque le quiere mucho se ha dado cuenta de que no le quiere como antes, no está "enamorada", no siente la "chispa" y ha decidido dejar la relación. Pero aunque hace días que llegó a la conclusión no ha sabido buscar el momento ni las palabras para decirlo, se siente fatal porque sabe que le va a hacer mucho daño.

Pero.. ¿cómo dejar a tu pareja con respeto? Existe una manera adecuada de dejar una relación de pareja y pasa por tener en cuenta estos pasos:

  1. Hazlo cara a cara
    Sé respetuoso con el otro. Es más fácil para ti hacerlo de otra manera, te ahorrarías ansiedad, emociones y un trago muy difícil pero no dejarías al otro expresarse. Nada mejor que hablar cara a cara para entenderse, sincerarse y comunicarse de forma adecuada.
  2. Empatiza con lo que siente la otra persona
    ¡Qué fácil decirlo! Empatizar suele ser complicado y más cuando tú también estás sufriendo, seguramente tendrás ansiedad por lo complicado de la conversación y sobretodo mucha pena porque la otra persona probablemente sufra. Se trata de que imagines, conociendo a esa persona, cómo se está sintiendo él/ella. Y que además se lo trasmitas, que seas respetuoso/a con sus reacciones (siempre y cuando sus reacciones también sean respetuosas) y sus tiempos.
  3. Da una explicación
    Cuando alguien decide dejar una relación contigo, sea del tipo que sea, lo más probable es que lo primero que aparezca en tu cabeza sean las palabras «¿Por qué?» Lo que ocurre cuando nadie responde a eso es que depende de cómo sea cada uno puede que los pensamientos vayan orientados a la culpa o al enfado con el otro. Es más, a veces oscilan entre ambas. Puede que si Clara no le diera a Javi ninguna explicación él empezara a pensar cosas como «¿Qué habré hecho mal? Seguro que ha sido por mi culpa» y que después alterne esos pensamientos con «Es todo porque ella es así y no es capaz de estar en una relación»
    Los primeros son un ataque directo a la autoestima, los segundos la protegen pero desde luego si después hay que mantener una buena relación (pe. si hay hijos) no es nada bueno que la otra persona piense cosas malas de quien decidió dejarlo.
  4. Ahórrate el daño extra
    Si en la explicación hay algo que va a hacer daño a la otra persona pero que es absolutamente gratuito (es decir, no añade información importante) ahórratelo y ahórraselo al otro. Sólo responde honestamente si la otra persona te pregunta directamente sobre ello, pero si no lo hace no provoques daño extra. Imaginemos que Clara hace dos días conoció a un chico en el trabajo que le gustó, aunque no ha pasado nada eso la ha ayudado a confirmar que con Javi las cosas no están bien pero ella ya estaba sintiéndose así con respecto a la relación desde hacía semanas y esto no ha sido crucial para tomarla. Esta es la clase de información que más puede dañar al otro y a su autoestima aunque en realidad sea la menos trascendental. Se convierte en el centro y resta importancia al verdadero mensaje que Clara quiere trasmitir.
  5. No uses el «porque tú»
    Has decidido dejarlo, la relación por lo tanto está terminada y el otro acaba de recibir esa noticia y está seguramente dominado por muchas emociones o haciendo un esfuerzo por controlarlas.  ¿De qué nos sirve ahora reprochar nada? No queremos ya que lo cambie, no queremos que haga nada, no tenemos ese objetivo.
  6. Nada de medias tintas ni falsas esperanzas
    Cuando algo que hacemos tiene como consecuencia que otra persona sufre puede que después nos sintamos culpables, y es ese sentimiento de culpa lo que puede hacerte dar falsas esperanzas: «Podemos intentarlo más adelante», «Quizá sea mejor darnos un tiempo»…Si sabes que no va a pasar, no las des, eso aunque te parezca que alivia el dolor de la otra persona sólo es a corto plazo, a largo plazo confunde y hace sufrir más.Si te ha gustado este artículo puede que también te interesen:

    Mi vida después de una ruptura.

    Cuidar de tu relación de pareja en 8 pasos.