Psicología preventiva

Psicología preventiva

Tiempo estimado de lectura: 1 min

La mayoría de veces ocurre que cuando alguien acude a la consulta de un psicólogx es porque ha aparecido o se ha agravado un problema y se ha decidido valientemente a ponerle una solución. Este el concepto que todxs tenemxs de un psicólogx, a fin de cuentas es un profesional que se encarga de los problemas emocionales y conductuales.

Pero existe una faceta del psicólogx que la mayoría de las personas no conoce.

IR A TERAPIA PARA PREVENIR PROBLEMAS

¿Cuáles son las situaciones típicas en las que sería recomendable ir al psicólogx para prevenir un futuro problema?

  • Cuando tu vida va a dar un cambio importante y quieres prepararte para ello: Un buen ejemplo de esto es la paternidad/maternidad, es un cambio muy importante que puede suponer una crisis a nivel personal (no sólo hablamos de la «depresión post-parto) y también a nivel de pareja (en el caso de que se tenga un hijx en pareja), pero existen otros ejemplos: antes de trasladarte a vivir con tu pareja, antes de aceptar un trabajo exigente, si vas a divorciarte y quieres hacerlo bien con el menor daño posible (especialmente si hay niñxs), y como estos ejemplos un largo etc.
  • Cuando vas a enfrentarte a una situación novedosa que puede hacerte sentir insegurx: Una entrevista de trabajo, una oposición…
  • Cuando convives con alguien que tiene un problema emocional o físico: normalmente las personas que cuidan de la otra persona suelen pasar desapercibidas, toda la atención se centra en el otrx, naturalmente, pero es muy recomendable que si alguien de tu familia con quien convives (o alguien muy cercano) enferma o se encuentra mal emocionalmente y prevés que va a ser una situación dura, larga y/o complicada para ti acudas a terapia de forma preventiva para mantener la fuerza necesaria para enfrentarla de la mejor manera posible.
  • Cuando vives sometidx a mucho estrés: El trabajo, los hijxs, la hipoteca, los pagos… La vida hoy en día es rápida y no da tiempo a plantearse muchas veces cómo está uno y cómo está gestionando todas esas cosas que están es su cabeza. Si tienes una vida muy estresante no es mala idea acudir a terapia aunque sea una vez cada 15 días con tal de «ordenar» los pensamientos en la cabeza, aprender a auto-gestionar el estrés y mimarte un poco.

Recuerda, tú eres lo primero, y cómo dice el dicho popular:

Más vale prevenir que curar

http://www.psicologadevalencia.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: