¿Cómo dar un buen consejo?

¿Cómo dar un buen consejo?

Dar un consejo es expresar una opinión y orientar con ella sobre alguna cosa. Pero, ¿cómo dar un buen consejo?

Me gustaría creer, y en realidad así lo creo, que cuando alguien da un consejo es porque cree que va a ayudar en algo. Y si algo se hace por ayudar a otro y se hace con la finalidad de que se sienta mejor, la buena intención va implícita.

Lo cierto es que el «buenintencionismo» no garantiza el éxito pero cuando aconsejamos, en una gran parte, así lo creemos. Rebuscamos en nuestra experiencia o en algo que alguien nos contó o en cosas que leímos, para hacer que mi amigx, mi hermanx, mi padre…se sienta mejor y a ser posible se solucione lo que sea que le preocupe.

¿Por qué entonces están a veces tan mal valorados los consejos? ¿Cómo podemos dar un buen consejo?

  • Bueno, ocurre que en ocasiones en este afán por mejorar el estado de ánimo de la otra persona aconsejamos y no dejamos que ejerza su derecho al pataleo por lo que sea que le haya pasado o por la vida misma. 
  • A veces lo hacemos cuando no toca. Delante de alguien no conveniente o en un momento inoportuno y entonces tampoco funciona porque la persona a la que estamos aconsejando se va a sentir mal y ni siquiera va a prestar atención al consejo porque estará pensando que en que mala hora nos contó nada.
  • Si queremos saber cómo dar un bueno consejo también hay que tener en cuenta que lo normal es aconsejar pensando en lo que nosotrxs haríamos. Pero eso casi nunca funciona, por lo tanto es muy posible que no te hagan ni caso aunque tu lo veas claro como el agua. Lo ideal al aconsejar es pensar en cómo es la otra persona. 
  • También ocurre que nos pasamos de la raya en cuanto a cantidad. Digo esto y si veo que no, digo esto otro, le recomiendo un artículo, una peli, un libro y así sucesivamente. Y podemos acabar haciendo que la otra persona se sienta incapaz de sobrellevar eso que le preocupa.
  • Incluso a veces el no saber cómo dar un buen consejo puede hacer que la otra persona piense que queremos acabar rápido y quitárnoslo de encima porque no te interesa en absoluto aguantar rollos, aunque sea completamente lo contrario.

Entonces es posible que les consejo provoque justo lo contrario y consigas que el otro se sienta pero en vez de mejor. Y ya esta el lío.

¿ Qué hacemos entonces, aconsejamos o no lo hacemos? ¿Cómo dar un buen consejo?

La idea es no precipitarse en el consejo. Dar tiempo dejar que la otra persona pataleé descargue y después esperar a ver si el consejo tiene cabida o ya no.

Así le das la oportunidad de poder amortiguar esa duda o preocupación, le trasmites la idea de que quieres saber lo que le pasa y no le privas de la posibilidad de que ella misma encuentre la respuesta.

Ahora, si te dice abiertamente «¿Tú qué harías ?»

…y tú quieres…

(Teniendo en cuenta cómo es esa persona y cómo ve su propio problema más que cómo lo ves tú)

…Se lo das. Porque le quieres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: