Día internacional contra la Violencia de Género

Violencia de género 

Hay amores peligrosos.

Es extraño leer estas dos palabras juntas: amor y peligro. Pero hay relaciones que tienen esos dos componentes, por extraño que parezca.

Estos amores peligrosos hacen daño físicamente, afectivamente, sexualmente, socialmente, económicamente, psicológicamente…

Y a veces matan. Matan en nombre del amor.

Del amor mal entendido, del amor entendido bajo los supuestos de los mitos del amor romántico y de la ideología machista.

Mitos del amor romántico

¿Cómo detectarlos? Estas son algunas formas de expresarlos:

  • Si nos queremos, ya no hace falta nada más. Eso es lo importante, los cimientos, una buena base.
  • Si nos queremos mucho mucho, seremos invencibles, nada ni nadie podrá con nuestra relación.
  • Nadie entiende lo que sentimos.
  • A tus padres les caigo mal, por eso quieren que lo dejemos.
  • Necesito sentir  que me quieres en todo momento, demuéstramelo.
  • Si no te tuviera conmigo, no sé lo que pasaría, si me quedara solo no lo soportaría, me volvería loco, no quiero ni imaginarlo.
  • Si no fuese contigo no sería con nadie, lo sé, así lo siento.
  • No me falles cariño. Haz todo por mi.
  • Tú eres distinta a todas, eres mía, mi pequeña.
  • Si alguna vez me enfado o me pongo celoso, cariño, es porque te quiero, te quiero con locura, y no quiero que te miren, todos los hombres buscan lo mismo, yo te protegeré.
  • Yo se lo que tu quieres, lo que te gusta, pídeme lo que quieras, nadie te querrá nunca como yo.
  • Somos distintos, pero los polos opuestos se atraen, se completan y tu me completas.
  • La confianza, la sinceridad, el respeto eso es lo importante, contárnoslo todo, sin secretos, sin engaños.
  • Solos tú y yo, no necesitamos a nadie más.”

“Cuando sales por la puerta 

Pienso que no vuelves nunca

Y si no te agarro fuerte 

Siento que será mi culpa”

(Rosalía , “Malamente”)

+

Ideología machista

«No sé lo que pasa pero mi relación no va bien. Siempre esta malhumorado»

«Apenas hablamos, tengo que pensar mejor  lo que digo, o las fotos que subo, o lo que me pongo, hay algo que no hago bien»

«Me siento sola, tonta a veces, aunque sé que no tengo motivos, estoy con él y debiera ser suficiente»

«No sé cómo hacer para que vuelva a ser como antes, siento que no lo comprendo, que haga lo que haga no acierto, no consigo hacerlo feliz»

 

«Y átame con tu cabello 

a la esquina de tu cama

que aunque el cabello se rompa 

haré ver que estoy atada

que aunque el cabello se rompa

haré ver que estoy atada»

( Rosalía. “Malamente” )                              

+

Normalización. Aceptación social.

«No te preocupes, pasará»

«Dale tiempo, estará preocupado por algo y no te lo dice»

«Ya sabes lo reservado que es»

«Seguro que se soluciona, ten paciencia, al final sabrás como hacerlo, siempre lo consigues»

«Él te quiere»

«Nos pasa a todas, ya sabes cómo son los hombres»

“Me han  dicho que no hay salida

Por esta calle que voy”

(Rosalía “ Malamente”) 

                                                    

=                                  

Violencia de género

«Me ridiculiza, me critica incluso delante de la gente»

«No me atrevo a opinar de nada, me ignora»

«Se burla de mí. Hace que me ponga celosa y que mire mal a las demás mujeres, me hace sentir muy insegura por eso respecto a mi cuerpo o a mis gustos a la hora de vestir»

«Me culpa a mí de todo lo malo que le pasa»

«Me controla y no se corta, me coge el móvil y entra donde le apetece»

«Es horrible, a veces me insulta y cuando se enfada mucho, tengo miedo, grita y su cara… «

«A veces rompe cosas, o se golpea contra la pared, pero a veces me pega a mí, o me empuja, a veces me pellizca fuerte. Luego quiere que nos perdonemos y tener sexo conmigo»

«Yo no quiero, pero me dice que lo necesita, que soy pareja, y si no me amenaza»

«Cuando le digo que no podemos seguir así me dice que si le dejo, se mata. Que no podría vivir sin mí. También me dice que me va a matar a mí»

 

“Pienso en tu mirá,

tu mirá clavá

es una bala en el pecho”

(Rosalia, Malamente)

Me enfado por todo

¿Qué es esto de «me enfado por todo»?

"Me enfado por todo. Si llego tarde me enfado, si me pitan me enfado, si mi hijo llora me enfado, si llueve me enfado, si me llaman por teléfono y no puedo cogerlo me enfado, si me tropiezo me enfado, si se rompe el asa de la bolsa de la compra me enfado, si alguien me dice que hago algo mal me enfado, si me suena la alarma me enfado, si salgo de la ducha y no está la toalla me enfado, si me llama mi madre por teléfono me enfado..."

Todxs lxs superhéroes y superheroínas necesitan sus superpoderes cuando van a luchar, entonces es cuando se ponen su traje.

A nosotrxs también nos pasa

Nos referimos a que cuando nos enfadamos también nuestro cuerpo se transforma, nuestro «traje» son todos los cambios que vienen a continuación.

Involuntariamente nos tensamos, generamos energía, calor, se nos acelera el corazón, la respiración y el pulso.

Eso nos ayuda a darnos cuenta de nuestra disconformidad. Nos avisa, por ejemplo, ante una situación que no nos parece justa, ante algo que no podemos conseguir, ante algo que no nos dan y creemos merecer, también nos ayuda a exponer nuestro criterio en una discusión si no estamos de acuerdo…

El enfado también nos sirve para poder decirle a los demás cómo somos, lo que no nos gusta, donde están nuestros  límites.

Pero empezamos a tener problemas…

  • Cuando el enfado habla por nosotrxs. Ahí ya hemos perdido el control y lo que queremos es ganar sí o sí, en la situación que sea y como sea. Imponemos nuestra voluntad sin contemplaciones, ya no hay vuelta atrás.
  •  Cuando no sabemos discriminar lo importante, lo que realmente nos molesta y «me enfado por todo». ¿Realmente me molesta tanto? ¿Se va a volver a repetir o es posible que no ocurra más? Si no filtramos, cada vez nos enfadaremos más y nos durará más tiempo.
  • Cuando pensamos mal. Todo lo que pensamos tiene unida una consecuencia emocional, si pensamos mejor regularemos mejor nuestras emociones y actuaremos mejor.

SI TODO ESTO OCURRE, ENTONCES ATACAMOS Y NOS PONEMOS EL TRAJE DE PELEAR.

Cuando atacamos estamos siendo violentxs. Subimos el volumen de la voz o no hablamos, nos aproximamos al otro, insultamos, amenazamos, no los miramos, hacemos ruido, pegamos portazos…

Lxs demás se alejan de nosotrxs, porque les hacemos daño, los herimos y poco a poco, aunque consigamos lo que queremos, nos vamos quedando solxs y nos sentimos mal.  Atacar no funciona.

La buena noticia es que podemos responder de otra manera.

No somos violentxs, nos comportamos de manera violenta.

 Para evitarlo :

  • Escucha tu cuerpo y aprende a calmarlo, respira, aplica técnicas de relajación y ten cuidado con los excitantes y el alcohol. Redúcelos o elimínalos.
  • Piensa sobre lo que despertó tu malestar. Evalúa el dolor que te provoca y valóralo de una manera racional, seguro que no es algo tan peligroso como crees y hay otra manera de combatirlo que no sea con agresividad
    Por ejemplo en lugar de “Hoy Pepe me quiere fastidiar el día” podríamos pensar   “Hoy parece que Pepe tiene un mal día “ ¿A qué  no te enfada tanto?
  • Utiliza el sentido del humor, ayuda a restar severidad a las cosas.
    Siguiendo con el ejemplo  “Pepe hoy estas sembrao , entre tú y yo hoy que corra el aire “
  • Resuelve los malentendidos pronto, el rencor y el resentimiento envenenan y llevan al odio. Aprende a comunicarte mejor y  analiza las equivocaciones e intenta corregirlas para la próxima vez
    “Pepe, me gustaría hablar de lo de antes, me he puesto un poco nervioso ¿Quedamos a la salida? ¿Puedes?, vale genial, luego nos vemos. Hasta luego»
  • Ve despacio, así  le comunicas a tu cerebro que todo va bien, favoreces la disminución de la activación fisiológica  y eso ayuda a pensar y a actuar mejor. Levántate con más tiempo, desayuna tranquilx, conduce despacio hacia el trabajo…
  • Escucha a lxs demás, demuéstrales que escuchas e intenta entenderlos. Todxs somos distintxs, nos gustan cosas distintas y opinamos de maneras diferentes pero no por eso lxs demás están equivocadxs y yo no.
  • No te catalogues como violentx, date permiso para cambiar.
  • Si te  piden opinión o consejo hazlo con tacto, la sinceridad mal entendida hiere
    “Pepe estoy seguro que  podrías mejorar eso” en lugar de “Eso que has hecho es una chapuza»
  • Cambia el contexto si es el causante de tu enfado y depende de ti. Si Pepe te hace la vida imposible y puedes dejar de verlo, hazlo.

 No olvides que…

PODEMOS EXPRESAR NUESTRA DISCONFORMIDAD DE MANERA NO VIOLENTA , QUE LA VIOLENCIA SÓLO ES RESPONSABILIDAD DE QUIEN LA EJERCE Y QUE SUS EFECTOS DURAN MUCHO MÁS TIEMPO DEL QUE DURA SU EJECUCIÓN.