¿Qué es ser trans?

Cada vez tenemos más información y eso siempre es bueno pero lo cierto es que a veces no acudir a las fuentes adecuadas puede hacer que la información a la que accedemos sea equivocada. Por eso vamos a hablar en este artículo sobre la identidad de género y sobre lo que significa ser una persona trans y lo haremos respondiendo a las preguntas más habituales sobre qué es ser trans. Responderemos desde la ciencia, como hacemos siempre.

¿Hay niñas con pene y niños con vulva?

La respuesta es . Para alguien que no tiene demasiados conocimientos en la materia puede parecer imposible, estas personas lo formularían de otra forma: «Si tiene pene eso le convierte en niño ¿no?»


En realidad es una cuestión de significados de palabras. Esas personas que no conocen la materia dan por hecho como cierta una premisa que no lo es: piensan que género y sexo biológico son sinónimos y que por lo tanto el género viene determinado por los genitales. Y fin de la historia.

Pero los seres humanos somos más complejos que todo eso. Los genitales no determinan nuestro género. Los genitales determinan nuestro sexo biológico. Y de este modo, cuando nacemos se nos asigna uno de estos 3 sexos:

  • Femenino: vulva
  • Masculino: pene
  • Intersexual: no claramente definido

Pero conforme vamos creciendo, concretamente alrededor de los 2 años de edad ya nos identificamos con un género. En muchos casos este género suele coincidir con el sexo biológico y entonces tendríamos una niña con vulva y un niño con pene.
En el caso de las personas intersexuales (según la OMS, un 1% de la población mundial), cuando el/la bebé nace, según el país en el que nazca, se le realizará una operación para concretar un sexo biológico o no.

FRAGMENTO DEL ARTÍCULO DEL PERIÓDICO "EL MUNDO" CUYO LINK ADJUNTAMOS:

En una sociedad en la que hemos crecido con el concepto de la existencia de dos géneros, investigaciones como la de Fowler aportan un conocimiento más a la gran paleta de colores en la diversidad biológica del desarrollo sexual. "La diferencia en la testosterona entre hombres y mujeres puede ser bastante pequeña. Aquellos que están convencidos de que la única opción es una opción binaria entre hombre y mujer no están basando sus puntos de vista en la realidad biológica", ha afirmado. "El género no es necesariamente binario. Las personas pueden ser hombres, mujeres, estar en algún punto intermedio o cambiar de género. La decisión depende de ellas". 


https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2019/02/15/5c65c318fdddffe1028b466f.html

Entonces…

¿Qué determina el género?

El género está en nuestro cerebro. Es nuestra cognición quien determina a qué género pertenecemos.

¿Y desde cuándo un/a niñx puede saber si es niño o niña?

Generalmente (aunque cada caso es diferente) desde los dos años de edad nos identificamos con un género u otro. Pero es algo que se responde más fácilmente si le preguntas a esx niñx en concreto.

Así que según la correspondencia sexo-género nos podemos encontrar en uno de estos 5 grupos:

  • Cisgénero: Tu sexo biológico y tu identidad de género coinciden. pe: tu sexo biológico es de mujer y te sientes mujer.
  • Transgénero: Tu sexo biológico y tu identidad de género no coinciden pero no te sientes mal con eso y no te operas para cambiar tu sexo biológico. pe: aunque tienes pene te sientes mujer pero no quieres operarte y quitarte el pene porque entiendes y quieres, o sea, te sientes bien siendo una mujer con pene.
  • Transexual: Tu sexo biológico y tu identidad de género no coinciden y te sientes mal con eso así que quieres operarte para cambiar tu sexo.
  • Género fluido (o Queer): no te defines con un género concreto sino que fluyes entre ambas posibilidades según cómo te vas sintiendo. A veces más masculinx a veces más femeninx.
  • Género neutro: Las dualidades no van contigo, no hay un género que te defina, sientes que no perteneces al género femenino ni al masculino. También en algunas culturas se reconoce a estas personas como «tercer género»

¿Ver a otras personas que no sean cisgénero puede hacer dudar a lxs niñxs cisgénero de su identidad?

No. Saber que existen otras posibilidades no nos hace dudar de lo que somos.

El género es algo que las personas identificamos, como decíamos, desde edades muy tempranas.

Lo cierto es que, además, no tenemos porqué saber qué personas son trans, por eso existe la visibilidad, porque lxs niñxs trans, aunque tengan personas trans a su alrededor no saben identificarlas y necesitan que se hable de ello para saber que es posible.

Imagina que eres un niñx trans y estas son las personas que tienes alrededor, ¿sabrías decirme quién es la persona trans?



Lo que sí puede llevar a confusión es cuando no eres una persona cisgénero y no sabes que se puede ser de otra manera.
Sentir que lo que te pasa no es normal, nadie más lo siente, que las otras personas de tu alrededor no entienden lo que te ocurre.

Nacer en un cuerpo que crees que determina tu género y que nadie te explique que eso no es así, que tu cuerpo no determina tu género en absoluto y que tu género viene determinado por tu cognición, es algo que te hace sentir incomprendidx y en soledad.

Problema que se resolvería simplemente hablando con naturalidad sobre ello.

¿Entonces se puede ser trans y no querer operarse?

Claro que sí. Ser trans no significa sentir rechazo por el cuerpo. Una persona trans puede querer mantener su cuerpo tal y como es o querer mantener algunas cosas y cambiar otras.

¿Una persona trans puede ser gay?

Sí. Nuestra identidad de género es quiénes somos. Nuestra orientación sexual es quien nos gusta. Cualquier combinación es posible entre cualquier identidad de género y cualquier orientación sexual.

¿Es verdad que hay hombres trans que se quedan embarazados?

Sí. Hay varios casos conocidos por lo que puedes encontrar algo más de información e incluso gente que cuenta su historia. Pero hay muchos más casos no conocidos.
Digamos que, simplificando mucho, la cosa sería así: Siendo hombre naces con sexo femenino. Tu cuerpo es físicamente femenino por lo que tienes el aparato reproductor femenino. Eres trasngénero por lo que no sientes rechazo hacia su vulva, tus órganos internos, etc. y decides que no te vas a operar. Así pues, en un futuro, si quieres, puedes gestar porque tu cuerpo te lo permite.

Puedes ver este vídeo para conocer un caso concreto en primera persona:

¿Tengo que decirle a la gente que conozco a lo largo de mi vida o en el trabajo que soy una persona trans?

En absoluto. No es necesario. Puedes hacerlo si quieres pero no tienes porqué hacerlo. Tampoco tienes porqué ocultarlo. Simplemente es algo tuyo que puedes compartir con quien quieras cuando quieras. Tú decides cuánto cuentas y a qué personas.





Si te ha interesado este artículo quizá también te puedan interesar estos otros:



Descansar


El otro día oímos a alguien decir que descansar estaba sobrevalorado. La verdad es que muchas veces ocurre lo contrario, que lo que está es infravalorado.

Parece que nos estamos convirtiendo todxs en superhéroes y superheroínas y que el descanso no tiene cabida en nuestras vidas. Hay tantas cosas que hacer, que atender, que aprender… que parece que no nos da la vida, y tenemos la sensación de que descansar es una pérdida de tiempo o creemos que nos vamos a aburrir.

Pero nada más lejos de la realidad.
Si le preguntas a un/a deportista o a alguien que trabaja con su cuerpo que realiza un trabajo físico, sea el que sea, que te diga algo básico para que su rendimiento día tras día sea el adecuado, sin dudarlo te dirá que un buen descanso es la clave .

Cuando nuestro cuerpo descansa, trabaja mejor. Lo mismo pasa con nuestro cerebro.

Es el cerebro el que lo lleva todo, nuestras emociones (que a veces son agotadoras) y nuestros pensamientos (elaborando estrategias una y otra vez y trabajando la concentración, la memoria, la atención…)
El cerebro nunca para, ni cuando dormimos.
Pero igual que nuestro cuerpo , nuestro cerebro se cansa de pensar, pensar agota, y necesita descansar. Y también nos lo dice, nos avisa , aunque a veces o no nos damos cuenta o no queremos hacer caso. Las personas sí, pero yo no, yo puedo seguir .

Vivimos en un mundo con un alto nivel de exigencia , vivimos con esa hiper-estimulación y presión por factores externos que influyen en nuestra vida y además de por nuestras propias presiones personales.
Sin embargo queremos llegar a todo y tenerlo todo y ser lxs mejores y que opinen bien de nosotrxs y no ser unos fracasadxs .

Pero de repente :

  • No podemos concentrarnos, incluso en tareas rutinarias o fáciles ,nos dispersamos.
  • No podemos mantener en la memoria las indicaciones que nos acaban de dar, la fecha de un examen que nos acaban de decir, no sabemos si hemos preguntado eso ya .
  • No podemos prestar atención, no sabemos dónde hemos dejado las cosas, no recordamos lo que nos acaban de decir, nos «empanamos» fácilmente .
  • No podemos ser creativxs, no se nos ocurren cosas, estamos como vacíxs de ideas.
  • No podemos mantener nuestros propósitos y parece que la fuerza de voluntad no nos tocó en el reparto o que se ha esfumado.
  • No tenemos ganas de hacer nada. Todo nos da pereza. Nos descuidamos. Nuestra higiene, nuestro ocio …

Y todo esto hace que tengamos la sensación de que estamos perdiendo el control, alternamos tareas sin acabar ninguna o las posponemos, nuestra eficacia disminuye y nos preocupamos, nos ponemos nerviosxs, nos enfadamos, nos entristecemos y eso nos conduce a más exigencia y más sobrecarga.

Descansar, parar, ese es el antídoto.


Para poder tomar distancia, para asentar conocimientos para dejar que nuestra mente divague en busca de “eurekas”.

Descansar la mente es necesario, es imprescindible para tener una buena higiene mental .

Sal a la calle ,observa la naturaleza o los edificios o a la gente . Haz algo de ejercicio, si no te gusta mucho baila, camina. Escucha música, habla las cosas, no tomes estimulantes, duerme, canta ,practica el detox digital, ríete…

Descansar no es perder el tiempo.