¿Por qué NO hacemos Constelaciones Familiares?

Empecemos por la definición de «Constelaciones familiares» para entender porqué en nuestra clínica de psicología, aquí en valencia, no hacemos constelaciones familiares ni las recomendamos nunca.

¿Qué son las Constelaciones Familiares?

Son un método no científico desarrollado por Bert Hellinger (teólogo, pedagogo y filósofo, es decir, ni psicólogo, ni psiquiatra, ni médico de ningún tipo) que pretende ser terapéutico basándose en la premisa de que los conflictos, vivencias y conductas de nuestros familiares de generaciones pasadas pueden estar influyendo en nosotrxs ahora por medio de una especie de inconsciente familiar que se trasmite generacionalmente.

Por ejemplo: Si uno de tus antepasados estuvo en la guerra esa puede ser la razón por la cual tú ahora estás sintiéndote mal emocionalmente.

Es como si se pudiera trasmitir de alguna manera el malestar de unx a las siguientes generaciones sin necesidad de haber estado en contacto o conocido a esas personas nunca.

¿Por qué NO lo utilizamos?

No es terapéutico. Esa es la razón principal por la que las constelaciones familiares no tienen cabida en nuestra clínica. Es más, en muchas ocasiones hemos tenido pacientes que han venido precisamente acusando problemas que se han generado en sesiones individuales o grupales de constelaciones familiares. Es decir, no sólo no son terapéuticas sino que además pueden generar nuevos problemas. La razón es que se basan en la sugestión sobre un conflicto de los antepasados del cliente y el producto de dicha sugestión puede ser una fuente de ansiedad y tristeza, no siendo real ni demostrable sino creada en un entorno falsamente terapéutico por alguien en quien la persona confía lo suficiente como para confiarle su salud.

Por si esto no fuera una razón suficiente además tenemos otra, y es que aunque alguien pudiera decir que le ha funcionado como terapia y que se ha sentido mejor, igualmente no es un método demostrado científicamente. En cualquier clínica donde trabajan profesionales que aplican la Terapia Cognitivo Conductual únicamente se aplicarán técnicas que han demostrado científicamente su efectividad terapéutica.

Además existe otra razón y es su propia aplicación. Cualquier persona (no psicólogx ni con estudios relacionados con la conducta humana) puede aplicarla. Sí, así es. Se hará llamar «Terapeuta» «Terapeuta Gestalt» «Facilitador» «Gurú» «Maestro» «Coach» o de otras formas que pueden llevar a confusión pero no son psicólogxs.

Para llevar a cabo una sesión de este tipo se puede hacer tanto de forma individual como grupal. Básicamente el cliente expone su malestar y las demás personas (también clientes) le ayudan adquiriendo roles de personas de generaciones anteriores de su familia dirigidos por sus propias «energías» y el «Facilitador» que dirige esta especie de teatro diciéndole a cada persona cómo desarrollar su papel.

En el caso de que se haga de forma individual el rol de familiares lo pueden hacer objetos, que en general son muñecxs pero no necesariamente, pudiendo ser sillas, bolígrafos, o cualquier tipo de instrumento.

¿Las recomendaríamos en alguna situación concreta o a un paciente que quisiera este método concreto?

No lo recomendamos nunca.

Por todas las razones mencionadas y sobretodo porque aunque una persona quisiera este método concreto primero le informaríamos bien de lo que se trata y le diríamos que no es terapéutico.

 

Si te ha interesado este artículo también te pueden interesar:

TERAPIA COGNITIVO CONDUCTUAL en Valencia

Diferentes tipos de terapia

Lo que nadie te ha contado sobre la hipnosis – Psicóloga valencia