¿Qué es el sharenting?

¿Qué es el sharentig? Es el término que acuña un problema que lleva tiempo tomando fuerza en las redes sociales, lo empezó a utilizar el periódico Wall Street Journal en 2003.

Sharenting significa que lxs padres/madres hagan uso de las redes sociales para mostrar a sus hijxs.  De hecho el término sharenting es la combinación en inglés de las palabras share + parenting cuyo significado es compartir + paternidad.

Si tienes redes sociales sabrás que esto se ha convertido en algo bastante habitual, sobretodo en la generación Millennial. No es extraño ver fotos de lxs hijxs de tus amigxs en sus redes sociales, incluso las ecografías antes de nacer.

"Tres de cada cuatro menores de dos años tienen fotos en internet" Fuente: El País

¿Qué consecuencias puede tener?

  • Para llegar a saber cuáles son las consecuencias de las cosas se necesita un tiempo de recorrido, igual que ha ocurrido con otros malos usos de las nuevas tecnologías que nos han llevado al ciberbullying, grooming, sexting, stalking, etc.

No es cuestión de cantidad de fotos/videos. Es la diferencia entre compartir o no hacerlo. Se trata de que como padres/madres, al hacerlo, formamos una identidad de el niñx virtual, el niñx existe en internet.

Internet es todo el planeta

  • Se vulnera su privacidad al exponerlx a diferentes peligros dado que de manera pública exhibimos dónde está, cómo es, qué cosas le gustan, qué come, cómo duerme, etc.
  • Teniendo en cuenta que Instagram se creó en 2012, niñxs que ahora tienen entre 3 y 6 años empiezan a darse cuenta, e incluso algunxs, lxs más expuestxs o lxs más reconocibles (hijxs de personas denominadas «influencer»), llegan a ver normal que haya gente que lxs mira por la calle, que lxs reconoce, que se  acercan a saludarlxs o lxs llaman por su nombre. Gente que sabe quiénes son sus padres/madres, cúal es su muñecx preferidx y cómo se llama, o quién es su mejor amigx del cole…

Esto puede suponer un peligro real.

  • Lxs niñxs no tienen capacidad para entender esto, hay que explicárselo. Decirles, que ellxs no conocen a esas personas (en caso de que llegaran a dudarlo), que nunca lxs han visto, que no son amigxs de sus papás/mamás que no han estado en su casa… ni nada de nada.
    Pero que no es magia, ni esas personas son adivinas, ni ellxs tienen algo especial que los diferencia de los demás niñxs.
    Que estas personas a ellxs sí que lxs conocen a través de las fotos y videos que habéis compartido en redes. Podéis ponerles ejemplos como cuando les mandáis una foto a un tío, o a los abuelxs.
  • Que les quede muy claro, que no tienen que contestar a lo que les preguntan, ni besar, ni acercarse a estas personas si no van acompañadxs por vosotrxs.

Esta práctica no tiene ningún beneficio para lxs niñxs, absolutamente ninguno.  Todo son desventajas. 

Es vuestra responsabilidad parental.

  • Además se expone a lxs niñxs a posibles problemas futuros como que sus fotos sean compartidas y utilizadas por otras personas con fines desconocidos. Es importante saber que aquello que uno «cuelga» en internet, nunca más desaparece de internet.
  • Cuando el niñx va creciendo puede verse y compararse. Y además sentir que quienes debían haber cuidado de su intimidad y su privacidad no lo han hecho.
  • Esto puede llevar directamente a un problema de confianza y de autoestima. Y puede favorecer que lo haga él/ella mismx en un futuro por aprendizaje.

Como padres/madres además podemos acabar comparando a nuestrxs hijxs con lxs hijxs de personas que no conocemos cuyas imágenes no sabemos si están trucadas. Por ejemplo: Si mi hijo no come todavía sólido pero sigo a otro padre cuyo hijo de la misma edad sale en una foto con un plato medio vacío de pasta, pienso que el mío debería hacerlo cuando no sé si esa foto explica realmente que eso que falta lo ha comido el niño. Es el pediatra quien debe decirme si mi hijo está bien o mal alimentado.

Quitemos drama, pongamos solución

Hasta ahora nadie sabía qué es el sharenting ni las consecuencias de esto y por lo tanto tú tampoco. Si lo has estado haciendo hasta ahora era seguramente por una buena razón, y porque para ti tu hijx es lo más importante de tu vida y quieres compartirlo con el mundo.

No nacemos sabiendo y las redes sociales, como decíamos, son algo que ha aparecido hace relativamente poco tiempo.

¿Cómo podías luchar contra el sharenting sin saber qué es el sharentig? Ahora lo sabes. La solución: no compartas imágenes de tus hijxs en internet.

No utilices las redes sociales y las tecnologías como sustitutivo de profesionales para resolver dudas, de álbum de fotos para tenerlas siempre o de información para los seres queridos en lugar de una llamada.

Si te ha gustado este artículo también puede interesarte :

¿Qué es el «grooming» y cómo prevenirlo?

Generación millennial

«Malas madres»

Este artículo está escrito en femenino porque incluye el proceso de embarazo y hay un porcentaje muy bajo de *población masculina gestante, pero es aplicable también a los padres gestantes y a las madres no gestantes.

*Población masculina gestante: hombre transgénero que conserva sus órganos femeninos necesarios para poder gestar y que toma la decisión de hacerlo.

Parece que únicamente existan dos opciones las buenas y las malas madres.

En este artículo vamos a ayudarte a liberarte de esas sensaciones negativas que derivan del término «malas madres» y que te permitas errar pero también mejores cada día.

¿Por qué parece que al ser madre sólo se te permite sentir amor, calidez, ternura y absoluta felicidad? ¿Acaso dejas de ser un ser humano después de ser madre?

Hace tiempo una chica me dijo «Ser madre me supera, es una tarea demasiado importante para mi, creo que me equivoqué al elegir este camino»

Y no, no tenía depresión post parto, no era una mala madre, no era demasiado mayor ni demasiado joven, no tenía ninguna característica especial. Era una mujer como otra mujer cualquiera. Todo estadísticamente normal. Quizá por eso pensó así. Porque ES NORMAL DUDAR.

Ser madre es un proceso que empieza con una transformación física y emocional. Y entonces empieza a pasar que la gente saluda a tu barriga antes que a ti, pregunta por «el embarazo» en lugar de preguntar por ti (tu trabajo, tus cosas del día a día, tu pareja…)

photo-1457954275879-87d67ee5507e

Ser madre es la decisión más radical que tomarás en la vida. Y no tiene vuelta atrás así que… ¿Cómo no ibas a dudar de si es la decisión correcta?

Además como ya te habrán dicho no viene con un manual para saber cómo hacer las cosas para que todo funcione bien. Hagas lo que hagas siempre habrá alguien dispuesto a darte un consejo diferente «Pues yo hice esto con mi hijo y me fue genial»

No te asustes si piensas cosas como «¿Tomé la decisión correcta?»  

Te contaré un secreto: todas las madres y todos los padres lo piensan en algún momento, pero nadie lo dice en voz alta.

photo-1472414113715-7cc07153bd86

Ser madre es la decisión más radical que tomarás en la vida. Y no tiene vuelta atrás.

Además se añade algo…

¿Dónde está la que tú eras antes de ser madre?

En mi artículo «Embarazo y autoestima» hablo sobre qué cosas pueden ayudarte a sentirte mejor durante este periodo.

Embarazo y autoestima

Pero como sabrás, hayas sido o no gestante, después de eso viene todo lo demás. Un/a bebé, un/a niñx, un/a adolescente… quitan tiempo, quitan energía y suponen preocupaciones.

Dan un millón de cosas positivas, innumerables, inmensurables pero… también algunas negativas que no es de ser mala madre ni mal padre que se pasen de vez en cuando por la cabeza.

¿Cómo lo resuelvo si me encuentro en uno de esos momentos en los que ser madre me supera?

El problema principal es que dado que es algo que no se suele compartir con lxs demás pasas a sentirte mal por dos cosas:

  1. El problema principal y concreto con la maternidad en ese momento que te hace sentir mal.
  2. El problema añadido de sentirte culpable porque hay una pequeña parte de ti que duda de la decisión que tomaste de ser madre.

La segunda influye mucho en la primera porque si te estás sintiendo culpable pierdes la capacidad de ser objetiva con lo que está ocurriendo, sacas el foco analítico de la situación para ponerlo en ti misma.

Además puedes quedarte rumiando ese pensamiento durante mucho mucho tiempo y cada vuelta que le das más grave y feo parece y más mala madre te sientes. Es un círculo vicioso.

Para resolverlo hay que empezar por el final. El punto 2 es el primero. Deja de sentirte culpable. Ya hemos visto que lo que te pasa es normal, es un pensamiento fugaz, temporal y que después queda disipado por un montón de cosas positivas. Cuanto más importancia le des más se instala y más problemático parece.

En cuanto al problema que te está haciendo sentir mal, lo primero que tienes que hacer es tratar de definirlo teniendo en cuenta los siguientes puntos:

  • ¿Se trata de un problema que tengo yo a nivel personal o de pareja o es un problema de mi/s hijxs? Por ejemplo, no vamos a buscar una solución igual si el problema es que no sabes cómo manejar una rabieta que si lo que ocurre es que el colecho ha derivado en un problema de pareja.
  • Si es un problema propio, ¿he hecho todo lo posible para resolverlo? Si la respuesta es sí y el problema sigue ahí entonces quizá sea el momento de buscar ayuda profesional. Si la respuesta es no, entonces hay que ponerse a buscar soluciones.
  • Si es un problema del niñx hay que tener en cuenta el tiempo que hace que está sucediendo lo que nos está inquietando.
    Si por ejemplo le está costando adaptarse al inicio del colegio y hace un par de semanas que ha empezado las clases no debemos alarmarnos. Si han pasado dos meses lo mejor es empezar a poner soluciones.
    Además de la variable tiempo hay que tener en cuenta también la variable intensidad. Hay problemas que son problemas precisamente por su intensidad, volviendo al ejemplo de las rabietas, no es igual una rabieta en la que el niño llora intensamente que una en la que el niño se golpea a sí mismo. La intensidad es un indicador de que hay que buscar soluciones.
  • ¿Y si no hay ningún problema y es que estás sometida a mucha presión por las RRSS? Cada vez ocurre más que la presión de ver en redes sociales todo lo que se supone que hay que hacer o lo que se supone que otras personas hacen puede hacer que sientas que estás haciendo las cosas mal. Recuerda, cada niñx es diferente y nada de lo que hay en redes es real. Te dejo un vídeo que hice sobre ese tema.

 

En cualquier caso y como conclusión, las situaciones cambian y se resuelven pero si te estás culpando por dudar de si tomaste la decisión correcta al elegir ser madre simplemente te quedarás asustada y anclada en una situación que no te gusta.

 

Permítete dudar, permítete equivocarte y corregir los errores. No te juzgues. Recuerda que has tomado la decisión más valiente y los valientes también tienen miedo.

photo-1449177009399-be6867ef0505