¿Por qué está de moda la ropa sin género para niñxs?

¿Por qué está de moda la ropa sin género para niñxs?

¿Qué es la ropa sin género?

Cada vez está llegando más a nuestro a país esta maravillosa moda de la ropa sin distinción de género para niñxs. Muchas marcas empiezan a cambiar su manera de exponer la ropa de lxs más pequeñxs dejando de diseñar según el género y sin dividir sus tiendas en sección masculina y femenina.

Vemos a más niños con pelo largo o niñas a las que no les ponen los pendientes al nacer. El mundo se mueve en la no distinción de género por la estética y esto está pasando porque tiene mucho, muchísimo, de positivo.

¿Por qué puede ser bueno utilizar ropa sin género?

  1. Cada niñx es libre.
    Como no hacemos distinción puede elegir exactamente cómo mostrarse al mundo. Nuestra ropa, peinado, zapatos, etc. son nuestra primera carta de presentación y podemos sentirnxs muy segurxs o muy insegurxs dependiendo de si vamos cómodxs y a gusto con la estética que llevamos. Esto nos pasa desde muy pequeñxs.
    Al no hacer distinción de género con la ropa podemos facilitar que lxs niñxs elijan qué ropa llevar según lo que les guste más o con lo que se sientan más segurxs.
    La distinción de la ropa según el género es algo social y no biológico, de hecho, la propia acción de vestirnos es algo propio del ser humano y que no se da en la naturaleza así que ¿por qué el rosa y las faldas para las niñas y el azul y los pantalones para los niños?
    ¿Sabías que hasta (como mínimo) los dos años de edad tu hijx no distingue si es niño o niña y que implicaciones tiene eso?
    Dado que nacemos sin ese sesgo de género puede que a un niño le guste el rosa como color o a una niña llevar pantalón y no leotardo y zapato. Si dejamos que cada niñx lleve aquello con lo que se siente cómodx y feliz desarrollará una mejor autoestima y probablemente se relacione mucho más con lxs demás porque se siente más segurx. Así también tendrá más habilidades sociales, aceptación social, etc.
  2. La forma en la que nos dirigimos a ellxs.
    Lxs adultxs nos dirigimos de manera diferente a los niños que a las niñas. Es importante fijarnos en esto e intentar cambiarlo porque eso es algo muy negativo para ambos géneros.
    Tenemos una manera diferente de tratarles, el tono de voz cambia, los piropos cambian, etc.
    A un niño le decimos cosas como «qué grande está este niño» «qué fuerte eres» «¿qué tal estás, campeón?» y los gestos son de chocar la mano, revolverle el pelo, la palmada en la espalda. Sin embargo con las niñas somos más dulces y tiernos porque las entendemos más débiles y frágiles… «qué guapa eres» «que niña tan educada» y lo acompañamos con gestos más dulces y más lentos.
    Al no vestir a lxs niñxs (sobretodo de bebés) como pertenecientes a un género concreto estamos evitando esto en el primer contacto de cualquier adultx.
  3. El desarrollo de sus capacidades.
    Imaginemos a una niña a la que le gusta subir a los toboganes más altos, correr y jugar de forma más física porque le divierte más la naturaleza y el juego en equipo como puede ser jugar a pillar o cualquier tipo de deporte.
    Pero la visten de una manera inadecuada para esto porque la visten como típicamente se viste a las niñas (falda, leotardo, zapatos, lazo, etc.).
    ¿Crees que esa niña se pondrá a jugar a la pelota o intentar ganar una carrera? La respuesta es «probablemente no». Vestida así es muy probable que no se sienta igual de segura a la hora de hacer aquello que puede hacer y además le apetece.
    ¿Quién elegiría ir a correr una carrera con zapatos de charol, falda y un lazo?. Lo mismo podemos hacer en el caso contrario, imaginemos a un niño que le gusta llevar el pelo largo, porque le gusta hacerse peinados (sabemos y aceptamos esto en los hombres adultos sin ningún tipo de problema) y sin embargo siempre le cortan el pelo porque se supone que los niños llevan el pelo corto. ¿Crees que se sentirá igual de seguro a la hora de relacionarse con los demás si se ve feo, o raro a sí mismo?

    Como adultxs siempre nos vestimos y nos peinamos de la manera que nos sentimos mejor para cada ocasión. ¿Por qué no les permitimos esto a lxs niñxs?

¿Por dónde empiezo si quiero cambiar eso en mi vida?

Los pequeños gestos y detalles cambian todo.

  • Cuando veas a una mujer embarazada no pongas el foco de atención en si va a ser niño o niña. Pregúntale por otras cosas como si ya tiene la habitación montada o, todavía mejor, cómo se encuentra ella y qué tal está llevando el embarazo.
  • Cuando veas a un niño o una niña no actúes de la manera que decíamos antes ni hagas gestos más bruscos o suaves según el género, elige cómo quieres dirigirte a lxs niñxs en general y hazlo igual con todxs.
  • No piropees a las niñas por su físico y a los niños por sus capacidades.

Recuerda: cada pequeño cambio marca una diferencia enorme para esa pequeña personita que tienes delante y que está en un momento de aprendizaje social.

2 comentarios en «¿Por qué está de moda la ropa sin género para niñxs?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: