Adicción al móvil. ¿Utilidad o necesidad?

Adicción al móvil. ¿Utilidad o necesidad?

El teléfono móvil, ese gran aliado que nos acompaña en todo momento y que nos hace sentir en contacto con el mundo. No podemos negar que resulta útil y que se ha convertido en algo imprescindible, por ejemplo para trabajar pero… ¿Estamos sobrepasando los límites?

¿Sabías que el uso del teléfono móvil al volante ya causa más accidentes de tráfico que el alcohol o las drogas? (DGT, Octubre 2018)

«Necesito el móvil para sentirme tranquilo, sin él tengo la sensación de que me falta algo y me siento inseguro»

 

Poco a poco hemos ido desarrollando esta relación poco saludable con el teléfono y eso se ha debido a múltiples causas. Y es que el móvil es mucho más que un teléfono. Dentro de él tenemos nuestra agenda de trabajo, nuestro chivato de cumpleaños, nuestro despertador, todos los contactos, las fotos de los últimos meses, lo privado y lo público. TODO.

Y el verdadero problema de esto es cuando tenemos la sensación de que al perder o dejarnos el móvil estamos perdiendo todo eso.

DEFINAMOS ADICCIÓN:

Una adicción es la necesidad de poseer en este caso el teléfono móvil para estar tranquilo, es decir, cuando no lo llevamos encima o no lo podemos consultar constantemente nos sentimos nerviosos, no nos lo quitamos de la cabeza y podemos estar incluso irascibles.

Esto es un problema porque cuando no se trata de una necesidad real (por ejemplo en el caso de necesitarlo para trabajar) el teléfono debería ser un extra, una máquina fantástica que nos ayuda en la comunicación pero nunca en una necesidad casi primaria.

 

En el caso de los jóvenes esta adicción es más acentuada porque además tienen en él las diferentes redes sociales que los tienen en constante contacto.

* Más sobre las redes sociales: http://www.psicologadevalencia.es/redes-sociales/

¿CÓMO DETECTO UNA ADICCIÓN AL MÓVIL?

Estos serían algunos de los síntomas típicos de una adicción al teléfono móvil:

 

  • Estar constantemente consultando el móvil comprobando si hay notificaciones, incluso cuando no ha sonado.
  • Estar irascible o enfadado cuando no está cargado o no podemos disponer de él en un plazo breve de tiempo.
  • Comportarse  de forma nerviosa y experimentar ansiedad cuando nos lo dejamos en casa o cuando nos quedamos sin batería fuera de casa y no podemos cargarlo en un plazo más largo de tiempo. Llegando incluso a estar muy irascible.
  • Desatender las relaciones sociales reales e inmediatas por atender notificaciones del teléfono.
  • Aislarse del entorno para comunicarse únicamente con el teléfono móvil.
  • Utilizarlo en momentos que sabemos que es peligroso o que está prohibido (por ejemplo: mientras conducimos, en clase, en el trabajo, etc.)
  • Tener sensación de desamparo y soledad cuando no lo llevamos encima.

 

 

PONTE A PRUEBA:

Una manera de ponernos a prueba a nosotros mismos es prescindir de él durante 24 horas.

Elige un día que no sea laborable y ponte como meta apagar el teléfono desde por la mañana hasta la mañana del día siguiente. Este reto te servirá para comprobar cuánto necesitas el móvil en el día a día y si esa necesidad se ha convertido en patológica.

 

Los psicólogos somos profesionales que tratamos las adicciones con un método adecuado y comprobado. En el caso de detectar un problema así recurrir a un profesional antes de que se agrave es un buen predictivo de recuperación.

 

2 comentarios en «Adicción al móvil. ¿Utilidad o necesidad?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: