Relaciones a distancia, ¿por qué no?

First dates es un programa de la tele, ¿lo conocéis?

El programa consiste  en una cita a ciegas. La pareja acude a un restaurante, se presentan y tras una cena,  deciden si quieren tener una segunda cita para conocerse mejor o no.

Primero se le pregunta a uno y después al otro. Si la respuesta es «sí» por ambas partes «si quieren seguir viéndose»  todo es genial, suena una musiquita celestial de pajaritos piando y  normalmente se besan se cogen de la mano y se van juntos.

Cuando la respuesta es «no» poca gente dice  no a secas, es decir  «No, no quiero tener una segunda cita con…»  siempre se añade algo, y para que la otra persona no se sienta mal, no se dice muchas veces el verdadero motivo. Como puede ser: no me gusta su físico, no me ha caído bien, tiene hijos y eso no me gusta…

Sin embargo hay algo que se dice de manera recurrente y siempre parece un motivo adecuado «Es una persona estupenda y me gustaría conocerla más pero estamos muy lejos y no quiero una relación a distancia»

¿Por qué tenemos tanto miedo a las relaciones a distancia?

¿No creéis que a veces es más difícil la cercanía? ¿No hay cercanías que son como  grandes distancias?

Conozco parejas  que por incompatibilidad de horarios se ven un fin de semana al mes, es decir llevan una relación a distancia, pero como no lo viven  así, ya que están en  la misma ciudad, se la trabajan y funciona.

¿A que le tenemos miedo en realidad? ¿A nosotros  mismos? ¿Al otro? ¿A lo diferente?

Está claro que no son fáciles pero no son imposibles

Es más fácil, sin duda, si la  relación ya existe, es menos  arriesgado. Ya se conoce al otro y la relación tiene un poco de recorrido. Empezarla a distancia puede hacer que idealicemos al otro o a la relación y si no funciona la decepción es mayor.

También es más fácil si se lleva a cabo  en lugares con la misma franja horaria y si se tiene el mismo o parecido horario laboral. Si no es así, la comunicación es complicada y entonces sí sería bastante difícil

Es importante tener en cuenta algunas cosas:

  • Definir  la relación, aclarar lo que es y  hacia dónde va ¿Sois novios? ¿Hay compromiso? ¿Hay proyecto de futuro? ¿ Uno u otro estaría dispuesto a trasladarse si la situación no cambiara ? ¿Estáis solo probando y ya se verá?
  • La confianza. En el otro y en la relación.
  • Mantener una buena comunicación. Siempre, pero en este caso,  va a ser el pilar fundamental en el que se sujete la relación.

 

¿Qué ventajas tienen las relaciones a distancia?

Además de todo lo anterior, tienen algunas ventajas que pueden incluso enriquecerlas:

  • Se dispone de más tiempo para uno mismo. Para ti para tu vida social, familiar, trabajo y aficiones. Te  fortaleces como persona, no pierdes tu independencia  y eso enriquece la pareja.
  • El rato que estéis conectados será 100% único y vuestro, sin distracciones. Es vuestro momento, quedáis para eso, no hay móviles, ni tele, ni niños, ni nada que os distraiga.  Hablar  a solas es dar calidad al encuentro.
  • Favorece  la creatividad y la sorpresa Se pueden hacer muchas cosas juntos buscando compartir actividades a distancia, preparar la cena , ver series, estudiar, leer… Existen muchos canales  Instagram, Facebook,  Skype, WhatsApp, llamadas, twitter… cada uno tiene sus códigos y se pueden utilizar todos según  para qué, cómo, dónde y cuándo.
  • Cuando os reencontréis físicamente será más  intenso por lo deseado. Hace tiempo que no os tocáis, os esforzaréis más en que todo sea satisfactorio apasionado e intenso.
  • Desarrollaréis o fortaleceréis la confianza y la tolerancia. No siempre se puede responder aunque se  esté en línea y eso no es un drama.
  • La distancia física ayuda a relativizar las cosas dando valor a lo importante, a lo que tienes no a lo que te gustaría tener.
  • Aprendes a echar de menos como algo natural. Te necesito en mi vida porque te quiero y no te quiero porque te necesito a mi lado.
  • Vais contracorriente, sois una pareja especial, no convencional pareja valiente, atrevida y eso une, asumís riesgos.

Si tiene que acabar se acabará, pero no tiene que ser necesariamente por la distancia física sino por la distancia afectiva. Como las otras.

 

 Así que… ¿Por qué no?

 

 

 

Begoña Peraita

¿Qué es el «grooming» y cómo prevenirlo?

Hace tiempo que escuchamos en los medios de comunicación que están empezando a darse cada vez más casos de grooming en España. Se dan alrededor de todo el mundo y son un verdadero peligro para los menores de edad.

 

¿QUÉ ES EL GROOMING?

El grooming se podría definir como una serie de conductas que un adulto hace deliberadamente con la única intención de engatusar y ganarse la confianza de un menor para conseguir crear un lazo de unión emocional (generalmente amistad) por el medio de cuál poder acabar abusando de dicho menor o consiguiendo material pornográfico.

El verdadero peligro de esta conducta es que se hace a través de internet lo que dificulta mucho más su detección por parte de los padres. Aunque seamos unos padres responsables, que conocemos las amistades de nuestros hijos preadolescentes y adolescentes siempre puede haber un «mundo social paralelo» en internet.

 

¿CÓMO PREVENIR EL GROOMING?

Aunque como padres lo normal es que conocer que esto está pasando actualmente en nuestro país nos produce terror existen diferentes maneras de prevenir el grooming que son herramientas que están en nuestra mano:

 

 

  • Si nuestro hijo es demasiado joven como para comprender los peligros de internet no debemos permitirle tener acceso a la red sin la supervisión de un adulto. Es decir, no deberíamos permitirle tener un móvil con acceso a internet y cuando quisiera utilizar el ordenador en casa que lo haga en la misma estancia donde estamos nosotros.
  • Llegado el momento tener una conversación en la que se le advierta de cuál es el funcionamiento de internet y cómo las personas se hacen pasar por lo que no son con mucha facilidad. Además demostrarle cómo se puede acceder fácilmente al material que alguien «cuelga» en internet y guardarlo en el ordenador para que vea que los demás pueden hacer lo mismo con las fotos y videos que él comparta en redes sociales. Incluso cómo una persona adulta podría acceder a una foto de una persona más joven y hacerse pasar por esa persona.
    Recomendarle que privatice el acceso a sus redes sociales para que sólo las personas que él quiera accedan a esa información.
  • Darle herramientas: Si alguien que él no conoce inicia una conversación con él vía redes sociales o vía WhatsApp y le dice que es «un amigo de un amigo» o que le ha visto en algún sitio y le pidió su número a otra persona decirle que SIEMPRE debe confirmar con esa tercera persona que esto es así. Aunque quien inicia la conversación le diga que no lo haga porque le da vergüenza o le de otras razones.
  • Darle confianza y ser su apoyo. Decirle que si pasara algo y por alguna razón él cometiera el error de compartir con alguien archivos o información y luego se arrepiente y no sabe qué hacer nosotros JAMÁS VAMOS A ENFADARNOS CON ÉL si nos lo comunica, es más haremos lo posible por solucionarlo y le protegeremos.
  • Fijarnos en la conducta de nuestro hijo y en el uso que hace de su teléfono móvil o si pasa demasiado tiempo con el ordenador y en redes sociales.

 

 

Aquí os dejo otros artículos escritos también por mi que tratan temas que están relacionados con este y os pueden interesar:

Redes sociales: http://www.psicologadevalencia.es/redes-sociales/

Adicción al móvil: http://www.psicologadevalencia.es/adiccion-al-movil/

Los niños y las pantallas: http://www.psicologadevalencia.es/los-ninos-y-las-pantallas/

El doble check azul del WhatsApp: http://www.psicologadevalencia.es/doble-check-azul/

 

 

 

 

Doble check azul y sus consecuencias

WhatsApp, esa aplicación que nos tiene todo el día comunicados, que nos hace sentirnos siempre acompañados, dentro de grupos y subgrupos y en conversación abierta siempre con alguien… Pero, ¿es eso lo que queremos siempre?, ¿realmente nos sentimos cómodos siempre pendientes de contestar a todo lo que nos preguntan?

 

Antes del doble check azul había otra forma de control (aunque con algunos teléfonos se puede desactivar) que era mirar la última conexión. El problema aparece porque el doble check azul, a diferencia de la última conexión, te indica que la persona no sólo se ha conectado a whatsapp sino que además ha entrado en tu conversación, por lo que estás mucho más seguro de que ha leído lo que has escrito (aunque nunca al 100%).

 

Este doble check se ha convertido en una manera de controlar quién nos lee, cuándo nos lee y (curiosamente) quién nos ignora o nos quiere menos o nos hace menos caso.

Damos por hecho demasiadas cosas que no son 100% seguras:

La otra persona sabe que lo he leído y que no le he contestado…

El error es que partimos de esta premisa para llegar a una conclusión que no se deriva directamente de ella:

…por lo tanto sabrá que no quiero contestarle.

Y de ahí la consecuencia, que en realidad son dos posibles consecuencias:

1. Ansiedad porque no le puedo/quiero contestar y va a molestarse porque sabe que lo he leído.

2. Contestar sin querer hacerlo para que no se enfade.

 

– ¿Cenamos esta noche? √√

(escribiendo…)

(escribiendo…)

(escribiendo…)

(en línea)

(escribiendo…)

– Ok.

 

 

Vamos por partes:

Lo primero que tenemos que hacer es contestar a una pregunta:

¿Que alguien lea un whatsapp y no conteste significa necesariamente que no quiere contestarnos?

Seguramente a todos nos ha ocurrido que hemos recibido un whatsapp y lo hemos leído y no hemos podido responder al momento.

Se me ocurre este ejemplo: conduciendo aprovechamos que estamos en un semáforo y nos metemos en la app, leemos el whatsapp de alguien (y de paso algunos de unos grupos) y de pronto se ha puesto en verde sin que hayamos contestado aunque queríamos hacerlo y teníamos una respuesta.

Pero es que además seguro que también a muchos nos ha pasado que acto seguido hemos recibido un whatsapp de esa persona diciendo: «me ignoras» o algo parecido a eso, o el siempre explícito mono que se tapa las orejas.

 

Así pues queda demostrado que leerlo y no contestar de forma inmediata NO significa que no queramos contestar, que no sepamos qué decir o que ignoremos a esa persona.

Pero entonces aparece otra pregunta en mi cabeza:

¿Aunque así fuera, acaso estamos obligados a contestar a los whatsapp si no queremos hacerlo?

¿No es el whatsapp una forma de comunicación que tiene como VENTAJA el hecho de que podemos post-poner la respuesta? Es decir, en una llamada telefónica sí sería más adecuado justificarlo cuando no contestamos a una pregunta concreta pero en whatsapp podemos sencillamente leer y contestar más tarde porque lo decidimos así y sin tener que excusarnos.

Al fin y al cabo, si es algo tan urgente la persona puede llamarnos por teléfono o acudir en nuestra búsqueda.

Y esto nos lleva a última pregunta:

¿Debemos sentirnos mal por no contestar un whatsapp después de haberlo leído o por no obtener una respuesta inmediata a nuestro whatsapp?

La respuesta está clara: NO.

Si soy yo quien lo lee y no contesta deberé recordar que:

 

  • Si es algo urgente la persona que me lo envía tiene la posibilidad de llamarme por teléfono.
  • Leer el whatsapp a nivel práctico no es lo mismo que escribir por lo que está más que justificado que en algunas ocasiones sea posible leer pero no contestar.
  • Estoy en mi derecho de no contestar de forma inmediata dado que la persona no me ha hecho la pregunta en una llamada o en persona sino por una vía que sabe que tiene esa particularidad.

 

 

 

Si soy quien lo envía y ve que lo leen y no contestan sólo tengo que poner la anterior lista en tercera persona.

 

  • Si realmente me urge puedo llamar por teléfono y si no me urge no hay problema en esperar.
  • Es posible que la persona esté en una situación en la que lo pueda leer pero no contestarme.
  • La otra persona tiene derecho a tomarse el tiempo que quiera en contestarme sin que eso signifique necesariamente que me quiere menos, me ignora, etc.

 

 

 

Caer en la trampa del «falso control» que nos da este √√ sólo nos llevará a tener falsas creencias que nos producen ansiedad y dependencia.

Tener una forma de pensar objetiva y realista a la hora de utilizar esta forma de comunicación es la mejor medida preventiva de adicciones al teléfono móvil y de otros problemas derivados.

 

Comparte este artículo con tus amigos para que sepan por qué a veces no contestas a los whatsapp de forma inmediata.