Por si me lo quitan

«Por si me lo quitan»

Esta mañana en el coche iba oyendo una cadena de música y nos han dicho a los oyentes que llamásemos  para ver qué tipo de personas éramos.

Las dividían en dos grupos: las que nada más  iniciar una relación de pareja suben las fotos con su “churri” a las redes y las que no lo hacen.

Algo inocente en principio y más o menos divertido para empezar la mañana.

Después un locutor le hace la pregunta a su compañera para servir de modelo a los oyentes y esto es lo que ella ha dicho:

“Yo llevo un año y pico con mi alfa y aún no he subido ninguna por si me lo quitan”

No sabemos lo que ella entenderá por macho alfa y en realidad esto no es lo importante, es muy posible que sea una manera cariñosa de nombrarlo cuando habla de él.

Sobre lo que os quiero llamar la atención es sobre lo de “por si me lo quitan”.

Nos han educado en la idea de que las mujeres son rivales entre si, porque son capaces, si quieren, de quitarle a otra su pareja.

Sin darnos cuenta nos vemos expuestos a esta idea cada día desde pequeños, a través de las películas, las novelas, las canciones, los anuncios de televisión… Y no es verdad, pero seguimos manteniéndola por inercia, no la cuestionamos.

Porque a las hombres nadie los quita, se van ellos si quieren, aunque pensar lo contrario justifique muchas cosas y los exculpe, quieran o no ser exculpados.

En realidad, ¿alguien puede quitar una persona a alguien?

Las demás mujeres no son “malas mujeres” que hacen algo malo para que el hombre se vaya con ellas. Esto es un prejuicio, un juicio negativo, rápido y precipitado y es injusto.

 

 

Como conclusión…

El deseo de no querer ser machista hará que estés atento porque nos limita y discrimina a todos como individuos independientemente de nuestro sexo.

 

Si eres una mujer, no te niegues la amistad de las demás mujeres, no son una amenaza.

 

Si eres un hombre, no permitas que te consideren una persona carente de voluntad y de poder de decisión.

 

 

Begoña Peraita

Yo no quiero ser machista

Para dar sentido a esa frase «Yo no quiero ser machista» voy a empezar con un ejemplo real.

Tengo una hija que trabaja en una tienda de dulces y el otro día me contó que entró una mamá joven con su hija de unos 6 años a comprar unos paraguas de chocolate para dar a sus amigas en su fiesta de cumpleaños.

 

 

La niña cogió la bolsita y empezó a rellenarla de paraguas de color azul.

Cuando la madre se dio cuenta de esto le dijo: «No cariño, coge los paraguas rosas, que esos son de chico»

Y la niña obedeció, era su madre quien lo decía.

¿Por qué la madre dijo eso?

El motivo real no lo sabemos, pero podría ser querer estar segura que a todas las amigas de su hija les gusta el regalo (por tener el color rosa) con lo que conseguiría que su hija se sintiera integrada y feliz en su fiesta.

Ella lo cree así y su intención es buena.

¿Se podría considerar esto un comportamiento machista?

Voy a contestar a esta con otra pregunta

¿Diría esto una madre en una sociedad igualitaria?

Si tu respuesta es «No», la respuesta a la primera pregunta sería «Sí»

¿Qué puedo hacer yo? Yo no quiero ser machista

Todos, hombres y mujeres, tenemos ideas machistas por la educación que hemos recibido. El truco para no caer en convertir las ideas en hechos empieza estando atentx a esos pequeños detalles e ideas, y entrenando en reconocerlas antes de verbalizarlas.

Además si en este ejemplo la madre hubiera estado atenta y se hubiera dado cuenta podría incluso haber premiado a su hija por escoger lo que le gusta, es decir, por elegir los paraguas de color azul. Y podría hacerlo por ejemplo diciendo «¡Qué bonitos son!».

Eso refuerza a ambas. Ayuda a la madre en su tarea de no perpetuar las ideas que no quiere trasmitir, y a la niña en sentir que sus gustos son aceptados tal y como son.

No se puede querer conseguir lo que creemos que ya tenemos

Sólo si reconocemos el machismo aprendido que hay en nosotrxs, hombres y mujeres, conseguiremos no trasmitirlo y poco a poco acabar con él. Empezando por esas pequeñas cosas cotidianas.