¿Cuál sería nuestra propuesta para una asignatura de educación sexual en los colegios?

Antes de hablar de educación sexual empecemos con algunos datos relacionados con ello que aporta la Organización Mundial de la Salud.

  • «Los jóvenes de entre 15 y 24 años representaron en 2009 un 40% del total de nuevos casos de infección por el VIH»
  • «En lo que respecta a los jóvenes sexualmente activos, es fundamental […] aumentar el acceso a unos servicios de prevención integrales –que incluyan intervenciones de educación para la prevención y programas de distribución de preservativos–, fomentando la utilización de los mismos»
  • «Cuando las personas no se adaptan a las normas, las relaciones o los roles establecidos en materia de género, suelen ser objeto de estigmatización, prácticas discriminatorias o exclusión social, todas experiencias perjudiciales para la salud»
  • «En mayo de 2007, la 60ª Asamblea Mundial de la Salud adoptó la Estrategia para incorporar el análisis y las acciones de género en las actividades de la OMS»


¿Qué significa impartir educación sexual en los colegios?

Educar en educación sexual significa acabar con la ignorancia aportando datos objetivos, reales, sin prejuicios y científicos sobre sexo, enfermedades de transmisión sexual y género.

Al educar sobre algo ayudamos a las personas que aprenden a tomar mejores decisiones, conocer mejor lo que les pasa y respetar las diferencias.

¿Qué tres bloques sería importante tener en cuenta?

  • Educación sexual: Sexo

    Sexo significa órganos sexuales, aquello con lo que nacemos y porqué nuestros órganos sexuales son diferentes. Cómo se desarrollan durante el periodo de gestación y cómo a veces evolucionan de formas diferentes y hay personas cuyos órganos sexuales no son ni 100% masculinos ni 100% femeninos.Conocer tus órganos sexuales te ayudará a diferenciar cuando algo no va bien y también qué tipo de especialistas pueden ayudarte con cada una de las cosas que puedan estar pasándote.

    Sexo también significa una interacción entre dos o más personas con el deseo de obtener y dar placer o con el deseo de gestar una nueva vida. Aprender sobre cómo funcionan los órganos sexuales también ayuda a saber cómo ser respetuosxs con las necesidades de las demás personas y cómo serlo también con las de unx mismx.

    Así pues también es bueno hablar de la reproducción, de la menstruación, de los periodos de fertilidad y de métodos anticonceptivos (su eficacia y sus efectos secundarios). De cómo la ciencia avanza en esta materia, conocer cada una de las funciones de los órganos reproductivos y aprender el efecto hormonal real en el carácter, en el estado de ánimo, etc.

  • Educación sexual: Enfermedades de transmisión sexual

Como comentábamos, cuanto más te conoces y más conoces cómo funcionan tus órganos sexuales más sabes identificar cuándo algo falla. Cuanto menos estigma hay con respecto a esto más capaz es una persona de observar y vigilar esta parte de su cuerpo como lo haría con cualquier otra con el fin de controlar si todo va bien.

Aprender sobre cuáles son las ETS más habituales, romper mitos con respecto a ellas (principalmente el VIH) y aprender qué probabilidad real y objetiva hay de contraer cada una de ellas dependiendo de la conducta de riesgo.

Saber cuándo hay que acudir a la medicina, a qué tipo de médicxs hay que acudir y qué tipo de tratamientos existen hoy en día para cada una de las ETS que se conocen.

  • Educación sexual: Género


    Creemos que sabemos mucho en materia de género pero te haré una pregunta para comprobarlo: ¿Dirías que hoy en día es posible que un hombre se quede embarazado de manera natural?
    Si tu respuesta es «No» eso significa que hay que hablar más de género. Porque efectivamente un hombre puede quedarse embarazado de manera natural, ya está pasando. Hay hombres transgénero que han gestado a sus propios hijxs. Y esta información no nos resultaría extraña si nos la hubieran explicado desde niñxs en el colegio.

Y es que nadie nos ha explicado bien qué es el género y en qué se diferencia del sexo biológico.

En este bloque sería útil empezar aprendiendo historia de los roles de género. Cómo se han ido estableciendo a lo largo de la historia, cómo han ido cambiando y en qué punto de la historia estamos ahora.
Conocer cómo los roles de género influyen sobre unx mismx ayuda a la persona a entender porqué a veces puede sentirse en discordancia con lo que siente. Por ejemplo, porqué un chico puede sentirse mal al querer jugar a mamás y papás cuando en realidad es lo que le apetece.

También aprender qué significa ser una persona Cisgénero, Transgénero, Transexual y Género fluido. ¿Sabías que tú te ubicas en uno de estos 4 grupos?

Hablamos de ciencia, nunca de moralidad, hablamos de salud pública. Cómo explica esto la ciencia, qué consecuencias tiene a nivel psicológico y físico y porqué es importante respetar a alguien que está haciendo el cambio.

Desde que somos niñxs de 3 años sabemos cuál es nuestro género, desde ese momento deberíamos naturalizar que hay otrxs niñxs que no tienen un género sentido igual al sexo biológico.

 

 

Seguro que si existiera una materia sobre este tema se podrían impartir muchísimas más cosas, aprender mucho más y sería una materia (como todas las de ciencias) que iría cambiando y avanzando con los años. Pero lo que seguro que se mantendría es que muchos prejuicios desaparecerían, independientemente de las creencias religiosas de cada persona, lo biológico es evidente y lo científicamente demostrado es inexorable.

 

 

Si te ha interesado este tema quizá también te interesen estas otras entradas del blog y esta entrevista en la radio.

El uso del lenguaje

Hablemos de sexo

¿Por qué está de moda la ropa sin distinción de género para niñxs?

 

Relaciones a distancia, ¿por qué no?

First dates es un programa de la tele, ¿lo conocéis?

El programa consiste  en una cita a ciegas. La pareja acude a un restaurante, se presentan y tras una cena,  deciden si quieren tener una segunda cita para conocerse mejor o no.

Primero se le pregunta a uno y después al otro. Si la respuesta es «sí» por ambas partes «si quieren seguir viéndose»  todo es genial, suena una musiquita celestial de pajaritos piando y  normalmente se besan se cogen de la mano y se van juntos.

Cuando la respuesta es «no» poca gente dice  no a secas, es decir  «No, no quiero tener una segunda cita con…»  siempre se añade algo, y para que la otra persona no se sienta mal, no se dice muchas veces el verdadero motivo. Como puede ser: no me gusta su físico, no me ha caído bien, tiene hijos y eso no me gusta…

Sin embargo hay algo que se dice de manera recurrente y siempre parece un motivo adecuado «Es una persona estupenda y me gustaría conocerla más pero estamos muy lejos y no quiero una relación a distancia»

¿Por qué tenemos tanto miedo a las relaciones a distancia?

¿No creéis que a veces es más difícil la cercanía? ¿No hay cercanías que son como  grandes distancias?

Conozco parejas  que por incompatibilidad de horarios se ven un fin de semana al mes, es decir llevan una relación a distancia, pero como no lo viven  así, ya que están en  la misma ciudad, se la trabajan y funciona.

¿A que le tenemos miedo en realidad? ¿A nosotros  mismos? ¿Al otro? ¿A lo diferente?

Está claro que no son fáciles pero no son imposibles

Es más fácil, sin duda, si la  relación ya existe, es menos  arriesgado. Ya se conoce al otro y la relación tiene un poco de recorrido. Empezarla a distancia puede hacer que idealicemos al otro o a la relación y si no funciona la decepción es mayor.

También es más fácil si se lleva a cabo  en lugares con la misma franja horaria y si se tiene el mismo o parecido horario laboral. Si no es así, la comunicación es complicada y entonces sí sería bastante difícil

Es importante tener en cuenta algunas cosas:

  • Definir  la relación, aclarar lo que es y  hacia dónde va ¿Sois novios? ¿Hay compromiso? ¿Hay proyecto de futuro? ¿ Uno u otro estaría dispuesto a trasladarse si la situación no cambiara ? ¿Estáis solo probando y ya se verá?
  • La confianza. En el otro y en la relación.
  • Mantener una buena comunicación. Siempre, pero en este caso,  va a ser el pilar fundamental en el que se sujete la relación.

 

¿Qué ventajas tienen las relaciones a distancia?

Además de todo lo anterior, tienen algunas ventajas que pueden incluso enriquecerlas:

  • Se dispone de más tiempo para uno mismo. Para ti para tu vida social, familiar, trabajo y aficiones. Te  fortaleces como persona, no pierdes tu independencia  y eso enriquece la pareja.
  • El rato que estéis conectados será 100% único y vuestro, sin distracciones. Es vuestro momento, quedáis para eso, no hay móviles, ni tele, ni niños, ni nada que os distraiga.  Hablar  a solas es dar calidad al encuentro.
  • Favorece  la creatividad y la sorpresa Se pueden hacer muchas cosas juntos buscando compartir actividades a distancia, preparar la cena , ver series, estudiar, leer… Existen muchos canales  Instagram, Facebook,  Skype, WhatsApp, llamadas, twitter… cada uno tiene sus códigos y se pueden utilizar todos según  para qué, cómo, dónde y cuándo.
  • Cuando os reencontréis físicamente será más  intenso por lo deseado. Hace tiempo que no os tocáis, os esforzaréis más en que todo sea satisfactorio apasionado e intenso.
  • Desarrollaréis o fortaleceréis la confianza y la tolerancia. No siempre se puede responder aunque se  esté en línea y eso no es un drama.
  • La distancia física ayuda a relativizar las cosas dando valor a lo importante, a lo que tienes no a lo que te gustaría tener.
  • Aprendes a echar de menos como algo natural. Te necesito en mi vida porque te quiero y no te quiero porque te necesito a mi lado.
  • Vais contracorriente, sois una pareja especial, no convencional pareja valiente, atrevida y eso une, asumís riesgos.

Si tiene que acabar se acabará, pero no tiene que ser necesariamente por la distancia física sino por la distancia afectiva. Como las otras.

 

 Así que… ¿Por qué no?

 

 

 

Begoña Peraita

¿Pueden ser amigos hombres y mujeres?

¿Tú crees que pueden ser amigos hombres y mujeres? Estoy segura que no exagero si digo que todavía hay muchas personas que piensan que es imposible o muy difícil, es decir solo lo consiguen muy pocos, ser amigos hombres y mujeres.

Pero esto es un mito. Y ahora te explicaré porqué.

   La amistad entre personas de distinto sexo es posible.

¿Qué cosas nos hacen creer este mito?

  • La presión social:

La amistad entre hombres y mujeres era y sigue siendo complicada, parece que la sociedad no la permite porque siempre está ahí en medio, la presión  de lo que se espera de mi como hombre y mujer, el papel que debo representar, “conquistar y ser conquistado” y eso es lo que lo impide.

Es  difícil menos en el supuesto de que uno de los dos sea gay, porque en este caso se eliminaría la posibilidad de atracción, desaparece la conquista, la seducción, el componente sexual, y entonces es posible hablar desde el mismo lugar, desde la igualdad.

 

  • La educación:

Aunque ha ido cambiando, los mitos a veces prevalecen en el tiempo.

Antes era complicado, (los coles no eran mixtos) y las actividades de chicos y chicas eran muy diferentes, no había intereses comunes y es difícil tener un amigo si no haces cosas juntos.

Ahora es más fácil, los coles son mixtos y las actividades de chicos y chicas no están tan delimitadas, Patinar, jugar con los ponys, jugar al futbol, a papas y a mamas…

 

 

  • El lenguaje: 

Ahora parece que ya no se habla tanto de esto o se niega directamente  por miedo a meter la pata o que  piensen  que eres machista y esa es precisamente la trampa. De lo que no se habla, no existe y si no existe es porque se da por supuesto que ya se ha superado. Pero no es verdad.

Vamos a ver algunos ejemplos de cómo las palabras que utilizamos pueden influir.

Imagina estos diálogos:

-Papá, mamá tengo una amiga en el cole que se llama Andrea 

-¿Es guapa cariño, es tu novia? 
-Papá, mamá me voy que he quedado 

-¿Con quién vas?

- Con una amiga  

- ¿Con esa chica tan simpática del otro día? ¿Estáis saliendo?
  • - Cariño cuando salga del curro voy a tomar una copa con mi compañero
    
    - ¿Vais los dos solos?

    Si no cambiamos nuestra manera de hablar no avanzamos, y perpetuamos el mito. No hay que interpretar la situación en términos de conquista, quiere estar con su amigo o con su amiga y nada más , de igual a igual.

    ¿Cómo hacerlo?

- Papá, mamá tengo una amiga en el cole que se llama Andrea

- ¡Qué bien cielo! ¿Está en tu mesa? ¿A qué juegas con ella?
  • - Papá, mamá me voy que he quedado
    
    - ¿Con quién vas?
    
    - Con una amiga
    
    - ¿Con esa chica tan simpática del otro día? ¡Genial, pásalo bien!
  • - Cariño cuando salga del curro voy a tomar una copa con mi compañero. 
    - ¿Con Juan? Salúdalo de mi parte.

Detrás de cada mensaje que lanzas siempre hay una creencia que tienes instalada y porque no sólo aprendemos formas de actuar sino también formas de pensar. Desmontemos lo que ya no sirve, rectifica si te equivocas para empezar a ver las relaciones entre sexos con ojos más imparciales y más realistas

Ayuda a la gente de tu alrededor a ver a sus amigos como iguales independientemente del sexo que tengan.

 

 

El maquillaje de la primera cita

No, no me he vuelto loca y me ha dado por convertir este blog en un blog de moda.

En realidad no vamos a hablar de maquillaje físico, vamos a hablar de maquillaje emocional, de roles e imagen. De lo que tratamos de mostrar y de ocultar en una primera cita.

El maquillaje de la primera cita 

Cuando estamos conociendo a una persona que nos gusta tendemos a sacar la versión que consideramos mejor de nosotros mismos. No se trata de que seamos falsos o mintamos pero ocultamos ciertas cosas que creemos que al otro no le van a gustar tanto (y digo creemos porque nunca estamos seguros)

Es decir, nos maquillamos los defectos emocionales y personales, los hábitos más íntimos. Preparamos con cautela el maquillaje de la primera cita.

Esto no es algo malo, es normal, tratamos de gustar a quien nos gusta.

Lucía y Roberto han quedado por primera vez en una cafetería del centro después de llevar hablando por WhatsApp más de un mes. Se conocieron en una red social y desde entonces no han parado de darse los buenos días y las buenas noches durante casi 30 días seguidos. Ella le ha contado que está estudiando una carrera aunque ha preferido no contarle que su nota media es un desastre. Él le ha contado que ahora está empezando un master pero no le ha contado que para pagárselo ha tenido que pedir un crédito. Ella no le ha dicho que se suele levantar de mal humor, él no le ha dicho que es celoso. Ella no le ha dicho que no viaja porque le da miedo volar, él no le ha dicho que no sabe conducir. Tampoco ninguno ha dicho lo contrario.

No mentimos, maquillamos. Como alguien que se preocupa por su mancha en mitad de la frente, que cree que el otro pensará mal de dicha mancha y entonces la maquilla como si nunca fuera a verse.

 

¿Puede convertirse en un problema?

Puede pasar cuando no aprendemos a «desmaquillarnos».

Puede deberse a:

  • Que el otro no nos da la suficiente confianza porque resulta alguien demasiado exigente.
  • Cuando el otro critica cosas en los demás que a uno le ocurren y entonces pensamos que no le vamos a gustar tal y como somos.
  • Cuando uno tiene mucha inseguridad o una baja autoestima y entonces tiene miedo a dejar de gustar al otro.
    *Sobre la autoestima: 
    
    http://www.psicologadevalencia.es/8-signos-tienes-una-buena-autoestima/
    
    https://www.youtube.com/watch?v=_C832u_uer4
    
    

    Los problemas que se pueden derivar de esto siempre giran entorno a las 3 áreas más importantes de una relación de pareja:

  • INTIMIDAD: Se refiere a la comunicación, a compartir nuestras inquietudes y miedos con el otro. Cuando no me he mostrado tal y como soy (sea por la razón que sea) este área se verá afectada porque tendré miedo a contarle a otro las cosas que me preocupan y sentiré al otro cada vez más lejos.
    intimidad
  • PASIÓN: El sexo es otra de las cosas que nos hacen sentirnos bien con nosotros mismos y con el otro, si tratamos de fingir ser diferentes a como somos en las relaciones sexuales podemos acabar haciendo cosas que no queremos sólo con tal de agradar.
    *Sobre sexo: http://www.psicologadevalencia.es/hablemos-de-sexo/
    
    

     

  • COMPROMISO: Significa un proyecto común con el otro. Confiar en la otra persona. No es necesariamente un compromiso matrimonial o legal sino un compromiso basado en la confianza de que el otro quiere permanecer a tu lado. Pero ¿cómo vamos a confiar en eso o pedirle al otro que confíe si no estamos siendo nosotros mismos?compromiso

 

¿Cómo me quito ese maquillaje?

Poco a poco ve siendo natural, no tengas miedo a mostrar lo que tú consideras tus «partes malas», piensa que seguramente para el otro no serán así.

Los demás siempre ven cosas en nosotros que nosotros no vemos porque cada uno valora unas cosas.

«Si no te pierdes cabe la posibilidad de que jamás seas encontrado»

Anónimo

Poliamor, desde el punto de vista psicológico

– POLIAMOR –

 

La capacidad de amar a más de una persona a la vez con la posibilidad de tener una relación con todas estas personas de índole sexual o no.

 

Y aunque está en todas partes y lo explican de todas las maneras en el artículo de hoy voy a explicar el poliamor desde el punto de vista psicológico (desde mi blog en psicóloga de valencia .es)

No tiene que ver con la orientación sexual

El poliamor no depende de la orientación sexual de las personas que forman la relación poliamorosa. Ser heterosexual, homosexual, bisexual… no influye en las probabilidades de estar en una relación poliamorosa. Las relaciones de este tipo son muy variadas, varían tanto el número de personas que las forman como el género y orientación sexual de estas personas.

 

¿Hay más conflictos que una relación de pareja formada por dos miembros?

Hay una cosa que está clara, si hay más personas hay más probabilidad de conflicto y de opiniones diferentes pero también hay un matiz importante, las personas poliamorosas basan su relación en la comunicación desde el principio porque todo se habla y se negocia por lo que seguramente aunque les cueste más estar todxs de acuerdo en algo como lo hablan mucho más pueden llegar más fácilmente a un acuerdo común. Si no fuera así la relación no sería posible.

 

¿La relación se basa en el sexo?

No. Este es un «falso mito» sobre las relaciones poliamorosas. El sexo es tan importante como lo es en una relación de pareja, puede que no todxs lxs miembros de la relación se acuesten con todxs, además que tengan una relación poliamorosa no implica que todxs se acuesten juntxs a la vez. Esto depende de cada relación y de los acuerdos que tengan entre ellxs.

Además, las relaciones poliamorosas, pueden ser lo que conocemos como «relaciones abiertas» en las que lxs miembros de dicha relación se pueden acostar con otras personas (fuera de la relación) o también «cerradas» en las que sólo se acuestan con miembros de la relación.

 

¿Y los celos?

Los celos están tan presentes en estas relaciones poliamorosas como en cualquier otra relación dado que también existen normas.

Imaginemos que estamos hablando de una relación poliamorosa de 4 personas, y que entre ellxs tienen la regla de que no se pueden acostar con nadie de fuera de la relación. Es posible que algunx se sintiera celosx porque imagine que otrx está rompiendo esas normas.

También es cierto que es algo que seguramente aprendan a controlar mucho más porque la exclusividad puede que no exista dado que aunque no se acuesten con personas de fuera ya en la propia relación pueden acostarse con más de un/a miembro.

¿Formar una familia es posible?

Es posible formar una familia poliamorosa donde se tengan hijxs y aquí entra la parte más complicada porque lo legal y lo emocional no van de la mano. A nivel legal serán sus padres o madres quienes han tenido hijxs como pareja pero a nivel emocional se puede llegar a cualquier tipo de acuerdo.

Aunque no existe ningún estudio científico específico sobre cómo puede afectar a lxs niñxs la relación poliamorosa, la crianza y educación emocional de lxs niñxs no se tiene porqué ver afectada por el hecho de que intervengan más de dos adultxs.

Esto es algo que tradicionalmente ya sabíamos dado que muchos conocemos casos de niñxs que viven en casa con sus padres y sus abuelos por ejemplo y esto no ha afectado en absoluto en su modo de desarrollarse anímicamente, cognitivamente ni físicamente.

 

Lo complicado es llegar a un acuerdo sobre qué nombre se le da a cada uno en lo que respecta a lxs niñxs.

Todxs deben sentirse cómodxs con «el cargo» que van a ostentar para dichxs niñxs. Además tienen que llegar a un acuerdo sobre quién se encargará de qué cosas y hasta dónde llega la responsabilidad de cada unx para con lxs niñxs  y por supuesto qué pasaría si la relación poliamorosa se rompiera.

Es más complicado a nivel de logística, pero si todas las personas que componen la relación son personas emocionalmente estables y responsables eso no tiene porqué repercutir negativamente en la crianza de lxs hijxs.

 

¿Podría hacerse «terapia de pareja» para una relación poliamorosa?

Por supuesto, en las relaciones poliamorosas pueden aparecer crisis como en cualquier otra relación por lo que podrían recurrir a terapia para mejorar la calidad de la relación y acabar con los problemas de manera adecuada.

Es más, en nuestra clínica ya hemos tratado varios casos de relaciones poliamorosas con éxito.

 

 

*Del mismo modo que hacemos terapia de pareja cuando las cosas no van bien entre dos personas que se quieren, también ofrecemos en nuestra clínica –> terapia relación poliamor.

Puedes leer más aquí:

 

Tratamientos

Psicología preventiva

La mayoría de veces ocurre que cuando alguien acude a la consulta de un psicólogo es porque ha aparecido o se ha agravado un problema y se ha decidido valientemente a ponerle una solución. Este el concepto que todos tenemos de un psicólogo, a fin de cuentas es un profesional sanitario que se encarga de los problemas emocionales y conductuales.

Pero existe una faceta del psicólogo que la mayoría de las personas no conoce.

IR AL PSICÓLOGO PARA PREVENIR PROBLEMAS

¿Cuáles son las situaciones típicas en las que sería recomendable ir al psicólogo para prevenir un futuro problema?

 

  • Cuando tu vida va a dar un cambio importante y quieres prepararte para ello: Un buen ejemplo de esto es la paternidad/maternidad, es un cambio muy importante que puede suponer una crisis a nivel personal (no sólo hablamos de la «depresión post-parto) y también a nivel de pareja (en el caso de que se tenga un hijo en pareja), pero existen otros ejemplos: antes de trasladarte a vivir con tu pareja, antes de aceptar un trabajo exigente, si vas a divorciarte y quieres hacerlo bien con el menor daño posible (especialmente si hay niños), y como estos ejemplos un largo etc.
  • Cuando vas a enfrentarte a una situación novedosa que puede hacerte sentir inseguro: Una entrevista de trabajo, una oposición…
  • Cuando convives con alguien que tiene un problema emocional o físico: normalmente las personas que cuidan de la persona «enferma» suelen pasar desapercibidas, toda la atención se centra en el otro, naturalmente, pero es muy recomendable que si alguien de tu familia con quien convives (o alguien muy cercano) enferma y prevés que va a ser una situación dura, larga y/o complicada acudas al psicólogo de forma preventiva para mantener la fuerza necesaria para enfrentarla con energía y siendo positivo.
  • Cuando vives sometido a mucho estrés: El trabajo, los hijos, la hipoteca, los pagos… La vida hoy en día es rápida y no da tiempo a plantearse muchas veces cómo está uno y cómo está gestionando todas esas cosas que están es su cabeza. Si tienes una vida muy estresante no es mala idea acudir a terapia aunque sea una vez cada 15 días con tal de «ordenar» los pensamientos en la cabeza, aprender a auto-gestionar el estrés y mimarte un poco.

 

 

 

 

Recuerda, tú eres lo primero, y cómo dice el dicho popular:

 

Más vale prevenir que curar

 

 

 

 

 

Cuidar de tu relación de pareja en 8 pasos.

¿Se pueden inventar verbos? Quiero decirte uno: Yo te cielo. 

Frida Kahlo

 

La terapia de pareja es uno de los temas más emocionantes y estimulantes que tratamos como psicólogas. Y de entre los casos que hemos visto existen parejas cuyo principal problema es que a pesar de que se quieren mucho tienen serias dificultades para hacérselo ver al otro.

*Todo lo que se dice en este artículo es aplicable a relaciones poliamorosas, no únicamente parejas.

¿Cómo hacemos ver al otro cuánto nos importa? Aquí 8 claves para cuidar tu relación de pareja:

 

1.Escucha: Cada cosa que dice es importante, pero hay que prestar especial atención a aquellas cosas que le provocan emociones tanto positivas como negativas. Este es el punto de partida para saber cuándo hay que actuar mostrando apoyo y cariño. Si tu pareja te habla de un tema que sabes que le preocupa es importante que, en la medida de lo posible, dejes aquello que estás haciendo y le escuches. De igual manera hay que hacerlo con aquellas cosas que le gustan y le motivan. Saber que tiene tu apoyo tanto en sus proyectos como en sus momentos malos es fundamental para que la relación funcione.

 

photo-1420661597896-f39734924a3a

 

2. Cuida los detalles: Cada día es importante tener detalles con tu pareja. No hace falta en absoluto que sean cosas materiales, un detalle significa algo diferente que salga de la rutina y que sea agradable para los dos. Algunos ejemplos: darle un masaje, dejarle una nota cariñosa, decirle un piropo diferente…

photo-1465711403138-162e171bb7e4

3. Sonríe: Sonreír a tu pareja y las miradas cómplices entre lxs dos harán que os sintáis más unidxs reforzando vuestros lazos. Además como ya hemos visto en otros artículos la sonrisa ayuda a tener un mejor estado de ánimo no sólo al que la recibe sino también al que la da. Sonreír a la pareja hará que existan menos discusiones entre vosotrxs.

photo-1474680877336-91e280603191

4. Habla en positivo: Cuando quieras o necesites que tu pareja haga algo por ti o cambie algo que no te sienta bien o no te gusta plantea el cambio en positivo, propón una conducta alternativa y no te limites únicamente a decir lo que no quieres.

Por ejemplo: Si quieres que nada más llegue a casa te busque y te de un beso como hacía antes no digas: «Es que antes siempre me besabas al llegar y ahora ya no lo haces, parece que ya no te importo…»,

dile lo que necesitas: «Me gustaría que cuando llegaras a casa me dieras un beso porque cuando lo haces me siento genial y lo echo en falta» 

 

5. Recuerda qué es lo que te gusta de esa persona: De vez en cuando párate a pensar qué cosas te enamorar cuando empezasteis y deja que esa sensación te invada de nuevo cuando las haga. ¡Y por supuesto hazle saber cómo te sientes!

«Cuando te tocas así el pelo me recuerda a nuestras primeras citas, eso siempre me ha encantado de ti»

 

6. Habla de proyectos a largo plazo: Los tienes en mente, sabes que quieres estar con esa persona a largo plazo pero, ¿se lo dices? Hazle partícipe de tus proyectos juntxs, de cómo te imaginas con él/ella en el futuro, habla de las cosas con las que fantaseas y de aquellas en las que estáis trabajando día a día. A veces damos por hecho que la otra persona sabe que la incluimos en nuestros planes de futuro y no siempre es así, y aunque lo fuera, ¿a quién no le gusta que la persona a la que quiere le diga «te quiero en mi vida para siempre»?

 

7. El momento de lxs dos: Si tenéis hijxs, o vivís en lugares separados y no tenéis tiempo de veros a solas durante el día es importante elegir un momento al día que sea sólo de lxs dos. A veces la rutina y el cansancio nos llevan volando de un día a otro sin darnos cuenta de cómo vamos pasando los días. No hay que descuidar ese momento juntxs, si estamos cansadxs hay que hacer un esfuerzo por escuchar al otro, que nos cuente cómo ha ido su día y hacer nosotrxs lo mismo. Sentir que estáis lxs dos unidos contra los problemas y que os apoyáis mutuamente en el día a día.

photo-1444839368740-f0d3572f8067

8. Sexo: No hay una cifra óptima ni unas claves únicas que sirvan para todas las parejas. Este es un tema lleno de matices y que cada pareja lleva de una manera particular y única. Lo importante es no descuidarlo ni en calidad ni en frecuencia con el paso del tiempo. Hay temporadas en las que por muchas razones diferentes (trabajo, estrés, niñxs, problemas familiares, problemas de un miembro de la pareja, salud…) se puede ver reducida la cantidad o la calidad de los encuentros sexuales, pero no hay que dejar que continúe esa rutina una vez el problema se ha terminado. Cuidar de la pasión es tan importante como cuidar de la intimidad y del compromiso.

photo-1461265924727-666f16b92ad7

Artículos relacionados: http://www.psicologadevalencia.es/mitos-del-amor/

 

 

 

 

 

 

 

 

Mitos del amor ¿Cómo saber si te afectan las historias de amor romántico?

Somos perfectos el uno para el otro, es mi media naranja, esto va a durar para siempre porque estamos predestinados a estar juntos, es lo más importante para mi y sólo va a estar conmigo toda la vida.

Quizá te identifiques con algunas de estas ideas, o en algún momento de tu vida has creído firmemente en ellas. Pues entonces te ayudará leer este artículo porque todas ellas esconden lo que denominamos: Mitos del amor. 

¿Qué son los mitos del amor romántico y cómo nos afectan?

Son creencias falsas sobre el amor que lo idealizan y también a la persona de la que está enamorado.

  •  El mito de la media naranja: Sólo existe una persona que encaje perfectamente conmigo y que me entienda al 100%. Esto quiere decir que si no puedo estar con esa persona o la relación se termina nunca nadie podrá hacerme tan feliz por lo que estoy predestinado a ser infeliz para siempre si no estoy a su lado.
  • El amor todo lo puede: Y con el amor es suficiente. No hace falta nada más para ser feliz que tener a la otra persona conmigo. Esto nos puede llevar a dejar en un segundo plano el trabajo, las amistades, la familia… Porque al fin y al cabo interpretamos que nada de eso es la razón de nuestra felicidad, es más, el tiempo que dedicamos a todo eso se lo quitamos a nuestra relación de pareja.
  • Estamos predestinados a estar juntos: El destino ha puesto a esta persona en mi camino y es ineludible que estemos juntos. Esto nos puede llevar a acomodarnos en la relación dando por hecho que nunca se irá de nuestro lado pero también a aceptar ciertas conductas en el otro que no aceptaríamos si pensáramos que tenemos la capacidad de decidir sobre aquello que ocurre en la relación. Pensamos que si suceden las cosas «es por algo» y nos volvemos pasivos.
  • Es sólo para mi: Esto significa que nunca podrá estar con otra persona pero tampoco mirar a otra persona o fantasear con otra persona porque todo eso se consideraría una traición. El peligro de este mito es cuando surgen los celos patológicos, la suspicacia descontrolada y la creencia de tener el derecho de «investigar» a la otra persona constantemente. Amar como sinónimo de poseer.
  • Mi pareja debe saberlo todo de mi: Renuncio a mi individualidad y a mi intimidad para convertirme en la mitad de algo. No guardo nada para mi, cuento y comento todo con mi pareja, incluso las cosas que no son necesarias ni tampoco afectan a la relación. Me quedo sin mi «yo» para convertirlo en un «nosotros».

¿Cómo es una relación de pareja saludable?

En una relación de pareja saludable cada individuo tiene su propia intimidad además de la intimidad entre la pareja. Cada miembro de la pareja tiene sus propios círculos sociales que a veces se comparten y a veces se mezclan con los del otro pero que son independientes de la pareja y que perdurarán si la relación se termina.

Cada uno tiene su propia valía como persona independiente a nivel personal y/o laboral. Sabiendo así que la razón de mi felicidad es un conjunto de factores entre los que por supuesto la pareja tiene mucho peso pero no el 100%.

Existen dos «yo» que al unirse forman un «nosotros» pero que mantienen además su individualidad y respetan la del otro.

Esta es una visión menos «romántica» del amor pero más objetiva y saludable, que además nos ayuda al mantenimiento de la relación porque existe el respeto mutuo.

Además es importante tener claro de qué tipo de relación estamos hablando, las relaciones entre dos personas se podrían dividir en subtipos según la combinación de 3 factores (Triángulo de Sternberg):

  1. INTIMIDAD: Es el componente más emocional, todo aquello que comparto con el otro, cómo le hago partícipe de mis cosas y de mis sentimientos. Es ese punto en que las dos personas comparten un «micro-mundo» que es sólo de ellos dos, comparten parte de su intimidad y forman una intimidad como pareja.
  2. PASIÓN: Tiene que ver con lo físico, con el sexo y lo que gira en torno a él.
  3. COMPROMISO: Es el componente cognitivo, un contrato a largo plazo, la decisión consciente de quedarse con la otra persona.

 

Una relación saludable de pareja es aquella en la que los dos miembros son conocedores de cuáles de estos 3 factores se comparten, siendo lo ideal compartir los 3, pero no estrictamente necesario para que la relación funcione.

Todas las relaciones interpersonales son combinaciones de estos factores:

Amor romántico: Intimidad + Pasión

Amor fatuo: Pasión + Compromiso

Amor sociable: Compromiso + Intimidad

Amor consumado: Intimidad + Pasión + Compromiso

Así pues se puede concluir que una relación saludable sería aquella en la que ninguno de los miembros tiene creencias erróneas sobre el amor (mitos) y además existe una buena comunicación a la hora de conocer ambos cuáles de los tres factores se están compartiendo con el otro.