Yo no quiero ser machista

Para dar sentido a esa frase «Yo no quiero ser machista» voy a empezar con un ejemplo real.

Tengo una hija que trabaja en una tienda de dulces y el otro día me contó que entró una mamá joven con su hija de unos 6 años a comprar unos paraguas de chocolate para dar a sus amigas en su fiesta de cumpleaños.

 

 

La niña cogió la bolsita y empezó a rellenarla de paraguas de color azul.

Cuando la madre se dio cuenta de esto le dijo: «No cariño, coge los paraguas rosas, que esos son de chico»

Y la niña obedeció, era su madre quien lo decía.

¿Por qué la madre dijo eso?

El motivo real no lo sabemos, pero podría ser querer estar segura que a todas las amigas de su hija les gusta el regalo (por tener el color rosa) con lo que conseguiría que su hija se sintiera integrada y feliz en su fiesta.

Ella lo cree así y su intención es buena.

¿Se podría considerar esto un comportamiento machista?

Voy a contestar a esta con otra pregunta

¿Diría esto una madre en una sociedad igualitaria?

Si tu respuesta es «No», la respuesta a la primera pregunta sería «Sí»

¿Qué puedo hacer yo? Yo no quiero ser machista

Todos, hombres y mujeres, tenemos ideas machistas por la educación que hemos recibido. El truco para no caer en convertir las ideas en hechos empieza estando atentx a esos pequeños detalles e ideas, y entrenando en reconocerlas antes de verbalizarlas.

Además si en este ejemplo la madre hubiera estado atenta y se hubiera dado cuenta podría incluso haber premiado a su hija por escoger lo que le gusta, es decir, por elegir los paraguas de color azul. Y podría hacerlo por ejemplo diciendo «¡Qué bonitos son!».

Eso refuerza a ambas. Ayuda a la madre en su tarea de no perpetuar las ideas que no quiere trasmitir, y a la niña en sentir que sus gustos son aceptados tal y como son.

No se puede querer conseguir lo que creemos que ya tenemos

Sólo si reconocemos el machismo aprendido que hay en nosotrxs, hombres y mujeres, conseguiremos no trasmitirlo y poco a poco acabar con él. Empezando por esas pequeñas cosas cotidianas.