Me preocupo por todo

Me preocupo por todo. Siempre me adelanto a las cosas que pueden ir mal.

¿Sueles ser la persona más ansiosa en los viajes y acontecimientos importantes?

¿Te pasa también en el día a día?

Quizá tienes demasiados pensamientos que empiezan por «¿Y si…?»

¿Qué es la preocupación?

La preocupación es un conjunto de pensamientos que provocan ansiedad.

Las emociones dependen en gran medida de los pensamientos y hay algunos pensamientos muy asociados a la ansiedad en concreto.

Aparece una situación, por ejemplo «Tienes un viaje», piensas algo sobre esa situación, por ejemplo «¿Y si estando allí necesito ir al médico?» y entonces aparece la ansiedad. Y con ella se van muchas veces las ganas de hacer cosas.

El problema es que se les da demasiada credibilidad a esos pensamientos que seguramente no sean demasiado racionales. Pero no es fácil controlar la ansiedad.

Y cuando aparece la ansiedad – cosa que sucede de manera casi inmediata- los pensamientos aumentan.

Al final provoca esa sensación de «Me preocupo por todo» porque realmente es casi una constante.

¿Cuál es el problema?

Me preocupo por todo

Que no disfrutas igual de una situación cuando están dando vueltas a posibles cosas negativas que podrían pasar.

Pasas más tiempo pendiente de las cosas malas que podrían suceder que de las cosas buenas que sí están pasando.

¿Tiene solución?

Por supuesto. La ansiedad y los pensamientos que la provocan se pueden controlar.

Aprender a controlar la ansiedad te hará poder concentrarte mejor, disfrutar, descansar, comer y dormir mejor, etc.

También te puede interesar: