¿Qué son las terapias de conversión?

Para comprender qué son las terapias de conversión y tener buenos argumentos en contra de ellas tenemos que saber varias cosas sobre qué es una terapia psicológica.

¿Qué es una terapia psicológica?

Una terapia psicológica es un proceso por el cual un/a profesional de la psicología atiende a una persona que acude a él/ella voluntariamente. Lo primero que hará es evaluar cuál es el problema emocional y/o conductual que le está haciendo sufrir y después le enseñará técnicas avaladas científicamente para resolver dicho problema.

¿Qué pretenden las terapias de conversión?

Las terapias de conversión pretenden que las personas que tienen una orientación sexual diferente a la heterosexualidad y que están sufriendo por esto cambien su orientación mediante métodos que no ha aceptado la comunidad científica (métodos pseudocientíficos).

Así pues, cuando nos preguntamos ¿qué son las terapias de conversión? lo primero que podríamos respondernos es que no son terapia.

No son una terapia porque:

  • La homosexualidad se eliminó del Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales (DSM) en el año 1973.
  • Sus métodos no están avalados científicamente.
  • Se basan en la premisa falsa de que lo que provocará bienestar a la persona que acude a terapia es cambiar su orientación sexual.
  • No está demostrado científicamente que sea posible cambiar la orientación sexual de una persona.
  • No está demostrado que la heterosexualidad provoque bienestar en detrimento de otras orientaciones sexuales.

¿Y si me siento mal con mi orientación sexual qué debería hacer?

Muchas personas acuden a terapia porque están sufriendo a raíz de haber sido conscientes de que su orientación sexual no es «heteronormativa». A veces por sus propios prejuicios sobre ello, otras veces por los prejuicios de las personas de su alrededor o incluso por miedo a decirlo aún sin estar segurxs de cómo reaccionarían estas personas.

Acudir a terapia es algo que puede ayudar para gestionar este tipo de emociones y para encontrarse mejor.

Tu psicólgx será una persona que no te juzga, que no tiene una opinión personal sobre el tema. Una terapia siempre debe basarse en una opinión profesional y en estudios científicos y nunca en pensamientos basados en el juicio personal de quién está al otro lado ni en otros tipos de ideales como los religiosos.

Un/a psicólogx jamás te juzgará moralmente, únicamente trabajará sobre tus necesidades, tu malestar y en la búsqueda de la solución.

¿Qué se haría en terapia?

Una terapia tiene la función de hacerte sentir mejor. Pero además la terapia debe seguir una normativa y nadie que aplique pseudociencias puede asegurarte un buen resultado.

La terapia debe ser cognitivo-conductal y tiene que aplicar técnicas y estrategias demostradas.


Si quieres leer la opinión del Consejo General de la Psicología de España puedes hacerlo en este link:

http://www.infocop.es/view_article.asp?id=6660

Otros artículos de nuestra web que quizá te interesen:

El pensamiento en la era digital.

El pensamiento en la era digital.

Ayer fui a ver una película ambientada en 1700, «La Favorita».

La verdad es que me llamaron muchas cosas la atención, pero en especial la idea de que, a pesar de que todo en la película era enorme, el castillo, los jardines, las pelucas, las distancias… El mundo, en realidad, era muy pequeño.

No había muchas fuentes de conocimiento y la comunicación era bastante complicada lo que provocaba que la información, si llegaba, estuviera distorsionada manipulada o llegara tarde.

Además el diálogo y el debate eran también escasos, al final las decisiones las tomaba una única persona y entonces ¿para qué?

Tampoco viajar era algo que se practicara, además de peligroso era muy costoso, el caballo era el único vehículo y las piernas, claro. Por lo tanto nacías y no te movías de ahí hasta que morías, sin prácticamente información ni conocimiento del mundo.

Antes de la era digital, no hace tanto tiempo, también el mundo era más reducido sin nos basamos en esos parámetros.

El resultado es que es muy fácil que se instalen la uniformidad y la norma en detrimento del pensamiento plural y libertad de pensamiento o criterio.

Pero ahora no es así.

El mundo es enorme, inabarcable.

La información es infinita y también los canales de comunicación por los que esta discurre, por lo tanto, su transmisión es inmediata y muy fácil. Y si tenemos información podemos acceder al conocimiento.

Esto es necesario pero no suficiente.

Es imprescindible desarrollar la capacidad de discriminación de la información, porque sino el conocimiento no está garantizado.

Tenemos que educarnos en aprender a analizar y procesar la información para poder obtener nuevos conocimientos que nos ayuden a pensar de manera autónoma, es decir, a tener nuestras propias opiniones y tomar nuestras propias decisiones.

Algo así como:

  • Si se busca información sobre algo es imprescindible saber que es lo que se busca, por qué y donde se va a iniciar la búsqueda, así no iremos de link en link con lo que perderemos mucho tiempo.
  • Hay que cuestionar la fiabilidad actualización y especialización de la fuente.
  • Se debe aprender a descartar información duplicada.
  • Si se sigue en Instagram o twiter a profesionales de cualquier ámbito pero en especial de salud física o mental hay que tener en cuenta que es información general y que esta se debe adecuar a cada caso en particular. Por lo tanto, no aplicarla al pie de la letra y si fuera necesario consultar siempre al profesional de dicha disciplina haciéndole participe si se quiere de la información que se tiene y lo que se opina de ella.
  • Es importante seguir a usuarios diferentes. Leer o escuchar opiniones diferentes evita la inclinación de la información en algún sentido y aumenta la capacidad de juicio. También está bien iniciar hilos en twiter o preguntas en Instagram para establecer pequeños debates y contrastar puntos de vista.
  • Si tienes acceso al visionado de documentales, hazlo, sobre lo que sea: otras culturas, animales … son una fuente de información muy interesante .

La gran ventana al mundo que supone la era digital nos acerca y nos nutre, nos aleja de los prejuicios y nos acera a la diversidad, la pluralidad y la creación de conocimiento.

No seamos perezosxs, si nos quedamos en el corta – pega volveremos a entrar en el castillo y el mundo se hará pequeño de nuevo.

Si te ha gustado este artículo quizá también te gusten:

Descansar

Quizá tienes FOMO y no lo sabes.

Generación millennial