El uso del lenguaje

¿Qué cambios se están dando en el uso del lenguaje? ¿Por qué es importante un uso del lenguaje más adaptado a la sociedad actual?

#laspalabrasimportanmucho

El otro día en la radio entrevistaron a una cirujana plástica. La entrevista estaba resultando bastante interesante, todo iba bien, hasta que la locutora le preguntó si los hombres también se sometían a operaciones estéticas y, si lo hacían, si había aumentado la frecuencia en los últimos años.

La cirujana contestó que sí a las dos cosas 

"Sí lo hacen y además con más frecuencia que antes"

De ahí se pasó a qué tipo de operación era más demandada por ellos y tal y cual, hasta que la locutora para ir cerrando, dijo: “Pues está muy bien, porque también a las mujeres nos gusta que los hombres se cuiden y no nos gusta la barriga cervecera. Y además eso también tiene que ver con la igualdad"

Utilizaremos este ejemplo para hacer ver la importancia del uso del lenguaje.

Nos llamó la atención.

Con sus palabras (con su uso del lenguaje), estaba dando por hecho al menos 3 cosas incorrectas pero que de modo subliminal todas las personas que escucharon la entrevista dieron por hecho:

  1. Que los hombres sólo gustan a las mujeres y por lo tanto que a las mujeres sólo nos gustan los hombres.
  2. Que es necesario, o al menos importante, mejorar estéticamente a través de la cirugía.
  3. Que los hombres lo deben hacer para gustar a las mujeres y que eso además era igualitario, siendo más bien al contrario. Si las mujeres como género tuviéramos que juzgar el cuerpo de los hombres y además bajo un único parámetro, el estético, se estaría incurriendo en una desigualdad exactamente igual que la que impera ahora y de la que queremos y debemos  salir. Esto sería “hembrismo”

Posiblemente ni se dio cuenta de todo lo que transmitía con esas palabras. Tiró de sus clichés respecto a la estética y el género y trasmitió un mensaje equivocado, pasado, antiguo, inútil, de una sociedad que ya no es,  que manda mensajes contrarios a ese.

Y lo que le ocurrió a esta chica nos pasa a todxs a diario. Seguimos utilizando, frases hechas de hace mil años que ya no sirven. Sin darnos cuenta, que el lenguaje, es la base del pensamiento.

Un ejemplo: “Trabajo como un negro” 

Porque el lenguaje transmite ideas y las ideas forman creencias y estas, crean la vida. Y no solo la tuya, también la de las personas que te rodean, porque con el lenguaje nos socializamos.

Cuando aprendemos  cosas nuevas y vemos  las cosas de otro modo, tenemos la obligación de decirlas de otro modo. Aunque te resulte raro o creas que sólo lo vas a hacer tú.

Nuestra sociedad está cambiando y la tecnología favorece la rapidez de ese cambio. Y aunque a veces no lo parezca crecemos hacia la apertura, la equidad, la igualdad, la diversidad y el respeto.

Los nuevos modelos están ahí y esa nueva realidad necesita una nueva manera de hablar y hay que tenerlo en cuenta y ser creativxs, curiosxs y valientes en el uso que hacemos de las palabras, y hacerlo con voluntad, consciencia, tranquilidad  e insistencia.

Igual te sirve escribir tu lista de palabras o frases que ya no dirás nunca más o no las dirás en determinado contexto o no las dirás con determinada intención.

 

Si te ha gustado este artículo quizá te interesen también estos otros:

 

Si no lo veo no lo quiero

Yo no quiero ser machista

Generación millennial

¿Cómo es la primera sesión de terapia? Mitos sobre la primera sesión de terapia.

¿Nunca has ido a una consulta de psicología y quieres saber cómo es la primera sesión de terapia?

Te contamos las cosas que van a pasar si vienes a nuestra clínica por primera vez  y desmontamos mitos sobre lo que es la primera sesión de terapia psicológica.

Mito 1. Habrá un diván

Muchxs pacientes nos dicen al entrar “Esperaba el típico diván”.

Pues este mito del diván tiene mucho sentido según la corriente que escojas, pero desde luego no lo encontrarás en nuestra clínica y en ninguna que siga una corriente cognitivo-conductual.

¿Por qué?

Imagina una primera sesión de terapia en que tú llegas, saludas a tu psicólogx y te tumbas de espaldas a él/ella durante una hora para hablar sin veros la cara… En la corriente psicoanalítica (en la que se utiliza diván) se trataría en principio de que el psicólogx interprete las cosas que tú le cuentes así que el diván encaja bien en esa ecuación.

Pero en la corriente cognitivo-conductual eso no sucede así. Lo que encontrarás al entrar al despacho será una mesa y sillas. Como en cualquier despacho.

Un ambiente cómodo donde poder hablar cara a cara y contar todo aquello que te viene ocurriendo y te preocupa. Teniendo en frente a una persona que te escucha activamente y te guía en cada una de las cosas que va necesitando saber.

Mito 2. En la primera sesión de terapia me encontraré nerviosx y no muy cómodx.

No será así. Es trabajo de la persona profesional hacer que te sientas lo más cómodx posible.

De hecho para nosotras particularmente es un trabajo que empieza desde que pides esa primera sesión de terapia por teléfono.  Y después desde que entras por la puerta ya que en la clínica hay siempre un ambiente hygge (palabra danesa para definir un ambiente acogedor teniendo en cuenta todos los aspectos, desde la música, la temperatura, la luz, etc.)

Y ya una vez en el despacho, es nuestro trabajo hacer que esas cosas que tienes que contar y que son tan difíciles e importantes para ti sean más fáciles de compartir. Resulta tranquilizador comprobar cómo él/la profesional hace que sientas que comprende todo lo que te ocurre y sabe cómo solucionar eso. Es un trabajo en equipo entre tú y tu psicólogx.

Mito 3. Me desahogo y ya está.

Esa primera sesión de terapia tiene una característica particular y es que muchas veces las personas que venís nunca habéis hablado con nadie de eso que os pasa. Así que simplemente por hablar de ello ya os sentís mucho mejor. Pero lo interesante de esa primera sesión de terapia es que el/la psicólogx obtiene mucha información sobre ti y lo que te ocurre y así puede dibujar una línea de intervención adecuada y personalizada para ti.

En nuestro caso, dado que aplicamos terapia cognitivo-conductual, todas las técnicas que se aplicarán en la terapia serán técnicas de intervención avaladas científicamente y recomendadas por la OMS.

Mito 4. En la primera sesión de terapia me aconsejan qué hacer.

La primera sesión de terapia, como decíamos, está dedicada a que el/la psicólogx obtenga información sobre lo que te ocurre.

Algunas veces se trata de una consulta puntual sobre algo muy concreto que se puede resolver en una sola sesión pero no es lo habitual.

Lo más habitual es que la primera sesión sea una hora dedicada a evaluar por parte de él/la psicólogx y darte información sobre qué te ocurre.

Algunos otros mitos, no de la primera sesión de terapia, de la terapia en sí misma…

Mito 5. Sin saber cómo me iré encontrando mejor.

Al revés, sabrás muy bien cómo y porqué. Y eso es lo bueno. Una vez sabes qué hacer para encontrarte mejor ya eres tú mismx quien aplica lo aprendido.

La terapia es un proceso de aprendizaje.

Mito 6. La terapia me hará conocerme mejor.

Quizá, pero sólo si vienes porque tienes un problema de esas características. Si no es así, la terapia te ayudará a conocer mejor tu problema y cómo manejarlo y resolverlo.

 

Aquí te dejamos un vídeo que hicimos en la clínica donde se puede apreciar cómo sería esa primera experiencia.

 

Si te ha interesado este artículo también puede interesarte:

Creo que necesito un psicólogo pero…