El maquillaje de la primera cita

No, no me he vuelto loca y me ha dado por convertir este blog en un blog de moda.

En realidad no vamos a hablar de maquillaje físico, vamos a hablar de maquillaje emocional, de roles e imagen. De lo que tratamos de mostrar y de ocultar en una primera cita.

El maquillaje de la primera cita 

Cuando estamos conociendo a una persona que nos gusta tendemos a sacar la versión que consideramos mejor de nosotros mismos. No se trata de que seamos falsos o mintamos pero ocultamos ciertas cosas que creemos que al otro no le van a gustar tanto (y digo creemos porque nunca estamos seguros)

Es decir, nos maquillamos los defectos emocionales y personales, los hábitos más íntimos. Preparamos con cautela el maquillaje de la primera cita.

Esto no es algo malo, es normal, tratamos de gustar a quien nos gusta.

Lucía y Roberto han quedado por primera vez en una cafetería del centro después de llevar hablando por WhatsApp más de un mes. Se conocieron en una red social y desde entonces no han parado de darse los buenos días y las buenas noches durante casi 30 días seguidos. Ella le ha contado que está estudiando una carrera aunque ha preferido no contarle que su nota media es un desastre. Él le ha contado que ahora está empezando un master pero no le ha contado que para pagárselo ha tenido que pedir un crédito. Ella no le ha dicho que se suele levantar de mal humor, él no le ha dicho que es celoso. Ella no le ha dicho que no viaja porque le da miedo volar, él no le ha dicho que no sabe conducir. Tampoco ninguno ha dicho lo contrario.

No mentimos, maquillamos. Como alguien que se preocupa por su mancha en mitad de la frente, que cree que el otro pensará mal de dicha mancha y entonces la maquilla como si nunca fuera a verse.

 

¿Puede convertirse en un problema?

Puede pasar cuando no aprendemos a “desmaquillarnos”.

Puede deberse a:

  • Que el otro no nos da la suficiente confianza porque resulta alguien demasiado exigente.
  • Cuando el otro critica cosas en los demás que a uno le ocurren y entonces pensamos que no le vamos a gustar tal y como somos.
  • Cuando uno tiene mucha inseguridad o una baja autoestima y entonces tiene miedo a dejar de gustar al otro.
    *Sobre la autoestima: 
    
    http://www.psicologadevalencia.es/8-signos-tienes-una-buena-autoestima/
    
    https://www.youtube.com/watch?v=_C832u_uer4
    
    

    Los problemas que se pueden derivar de esto siempre giran entorno a las 3 áreas más importantes de una relación de pareja:

  • INTIMIDAD: Se refiere a la comunicación, a compartir nuestras inquietudes y miedos con el otro. Cuando no me he mostrado tal y como soy (sea por la razón que sea) este área se verá afectada porque tendré miedo a contarle a otro las cosas que me preocupan y sentiré al otro cada vez más lejos.
    intimidad
  • PASIÓN: El sexo es otra de las cosas que nos hacen sentirnos bien con nosotros mismos y con el otro, si tratamos de fingir ser diferentes a como somos en las relaciones sexuales podemos acabar haciendo cosas que no queremos sólo con tal de agradar.
    *Sobre sexo: http://www.psicologadevalencia.es/hablemos-de-sexo/
    
    

     

  • COMPROMISO: Significa un proyecto común con el otro. Confiar en la otra persona. No es necesariamente un compromiso matrimonial o legal sino un compromiso basado en la confianza de que el otro quiere permanecer a tu lado. Pero ¿cómo vamos a confiar en eso o pedirle al otro que confíe si no estamos siendo nosotros mismos?compromiso

 

¿Cómo me quito ese maquillaje?

Poco a poco ve siendo natural, no tengas miedo a mostrar lo que tú consideras tus “partes malas”, piensa que seguramente para el otro no serán así.

Los demás siempre ven cosas en nosotros que nosotros no vemos porque cada uno valora unas cosas.

“Si no te pierdes cabe la posibilidad de que jamás seas encontrado”

Anónimo