Signos de la ansiedad ¿Cómo sé si tengo ansiedad?

La ansiedad se está ganando la fama de ser la “enfermedad del siglo XXI”, parece que esté acechando, esperando a pillarnos en baja forma para cazarnos y que pasemos a ser una de esas miles de personas que viven con signos de la ansiedad. Pero…

¿Cuáles son los signos de la ansiedad?

Es algo que se experimenta tanto a nivel físico como a nivel emocional.

  • Taquicardia y respiración acelerada
    • Aunque estés en reposo de pronto tu corazón empieza a latir más fuerte.
    • Te da la sensación de que tienes que coger bocanadas de aire porque “no te cunde”
    • Te despiertas con taquicardia por las mañanas.
  • A la hora de dormir.
    • Te cuesta coger el sueño más de lo habitual, nada más te acuestas te pones a darle vueltas a lo que vas a tener que hacer mañana o a los problemas que tienes en el día a día, piensas en el trabajo o en que no tienes trabajo cuando cierras los ojos.
    • Te despiertas nervioso/a varias veces durante la noche, das vueltas en la cama.
    • Tienes sueños movidos en los que corres o huyes.
    • A partir de una hora (demasiado temprano para tu hora habitual de levantarte) ya no puedes volver a dormir.
  • Alimentación
    • O bien comes compulsivamente o bien te cuesta mucho comer.
    • Dolor de estómago, gases y/o diarrea.
  • Piel
    • Tienes eccemas en la piel, granitos pequeños, irritación.
  • Deseo sexual
    • Tu deseo sexual ha disminuido considerablemente o ha desaparecido por completo.
  • Miedo
    • Te dan miedo situaciones que no te asustaban antes.
    • Tienes la sensación de querer salir corriendo.
    • Te asusta tener ansiedad en un sitio del que no puedas salir o donde estés rodeado/a de gente.
    • Tiemblas constantemente.
  • Irritabilidad
    • Discutes más con la gente, te enfadas más fácilmente y tus discusiones son más explosivas.
    • Saltas “a la primera de cambio”
  • Llanto
    • Lloras más a menudo y a veces sin saber porqué razón o simplemente como consecuencia de la ira.
  • Pensamientos
    • Estás más derrotista, te rindes rápido.
    • Tienes pensamientos extraños que pasan de pronto por tu cabeza y que nunca pensaste que tendrías.
    • Piensas mal sobre la gente.
    • Piensas en negativo.
    • De pronto te viene a la cabeza el pensamiento de que algo malo va a pasar.

 

¿Cómo saber si tengo que ir al psicólogo?

Debes ir a un psicólogo si tienes varios de estos síntomas y aunque estás haciendo cosas para sentirte mejor se mantienen (sepas o no sepas la causa). Y también si estos síntomas son demasiado agudos y no te permiten hacer tu vida normalmente.

Si además hubieras sufrido un ataque de ansiedad es importante acudir a un psicólogo.

 

 

 

Si te ha gustado este artículo también pueden gustarte:

Tengo manía a la gente

¿Cómo elegir al mejor psicólogo? – psicólogo valencia

Me siento triste pero nadie me entiende

 

 

Mi hijo dice palabrotas

¿Qué hacer si mi hijo dice palabrotas?

Ayer por la tarde estaba Lola con su hijo Mateo de 4 años en la piscina cuando de repente él se puso a llorar porque un niño le había quitado la pelota, cuando fue a preguntarle que pasaba Mateo le dijo “Ese niño es gilipollas”. Lola le regañó fuertemente, le dijo que dónde lo había oído y que esas cosas no se dicen. Además de decirle que si volvía a oírle decir una palabrota se irían de la piscina.

 

A partir de cierta edad es normal que los niños empiecen a imitar la forma de hablar de los adultos pero parece que las palabrotas son lo que más les gusta.

¿Por qué mi hijo dice palabrotas?

Seguramente la primera vez que copiaron las palabrotas fue porque querían utilizar una palabra que han oído en boca de un mayor y que saben que los demás niños no utilizan, pero lo que hace que esta costumbre se mantenga somos nosotros, los adultos.

Vamos a ver una lista de las cosas que  hay que hacer y las que NO hay que hacer si tu hijo dice palabrotas

  • corrige a tu hijo la primera vez que lo haga pero hazle saber que las próximas veces que lo haga tú no atenderás a nada de lo que diga en la misma frase donde ha dicho la palabrota. Pe. “Los niños no pueden decir palabrotas así que si dices una palabrota yo me quedaré sordo durante un rato y no escucharé nada más de lo que digas” Además puedes hacer que entre hermanos también “se queden sordos”
  • hazle saber en qué momento “te quedas sordo”  Pe. “Has dicho una palabrota así que ahora no te oigo, cuando vuelva a oír yo te aviso”
  • escúchales con atención cuando utilicen palabras alternativas a las palabrotas.
  •  intenta evitarlas cuando estés delante de ellos.
  •  advierte a los demás adultos (cuando los niños no estén delante) de lo que deben evitar decir delante de ellos.
  • NO dejes que tu hijo te corrija a ti por decirlas, él debe saber que tú sí las puedes utilizar pero él no. Igual que tú puedes conducir o fumar y él no puede. Si dejas que él te corrija se convierte en un juego divertido y focalizamos la atención más en eso además no hay nada que les guste más a los niños que corregir a los padres como si los roles cambiaran pero eso no es adecuado. Están todo el día atentos a las palabrotas cuando lo que queremos es que se olviden de ellas.
  • NO corrijas a otros adultos por decirlas estando delante de ellos y no permitas que ellos lo hagan. Recuerda, los adultos sí pueden decirlas.
  • NO te rías por muy gracioso que pueda resultar tu hijo diciendo una palabrota o aunque lo haga haciendo el tonto para hacerte reír.
  • NO les pongas películas ni series donde se escuchen palabrotas.
  • NO les corrijas si ellos están jugando solos y las dicen estando en otra estancia o habitación, es mejor hacer como que no lo has oído porque si acudes él/ella sabrá que está consiguiendo tu atención con eso y lo utilizará más a menudo.

 

 

Otros artículos que te pueden interesar:

Niños y verano. El equilibrio entre el orden y las vacaciones.

Mutismo selectivo

 

Primer día de colegio.

Los niños y las pantallas. Psicología infantil.