8 pruebas de que tienes una buena autoestima

Como ya sabrás, la autoestima es la capacidad de quererse a uno mismo conociendo las propias virtudes y limitaciones. Pero esta definición se nos queda algo ambigua a la hora de auto-evaluar si tenemos o no una buena autoestima. Como siempre digo, la mejor manera de saberlo es traducirlo a conductas.

 

1. HACES COSAS NUEVAS

Las personas que tienen una buena autoestima son capaces de empezar solas nuevos proyectos.

Tienes ideas y además las llevas a cabo porque confías en que serás capaz de terminar aquello que empiezas con éxito.

2. ERES INDEPENDIENTE Y NO TE COMPARAS

Esto no quiere decir que seas poco sociable, quiere decir que no necesitas a los demás.

Tienes relaciones sociales porque te resultan satisfactorias, porque quieres a esas personas o porque te llevas bien pero no porque sepas estar solo/a o tengas miedo a la soledad.

Además a la hora de evaluarte no te comparas con los/as demás.

3. SIN MIEDO AL FRACASO

Fracasas tantas veces como cualquiera pero no te asusta equivocarte. Eres consciente de que algunas cosas no se te dan tan  bien como otras pero eso no te impide emprender un camino difícil porque equivocarte y fracasar en tu propósito no te asusta porque no afecta a tu manera de verte a si mismo/a.

4. NO TE AUTO-CASTIGAS

Cuando fallas, cuando te equivocas…no tienes pensamientos tipo: “Ha sido mi culpa”, “debería haber hecho esto otro”, “siempre lo hago todo mal”…

Por el contrario eres alguien que busca soluciones cuando las hay y que aprende de los errores cuando no tienen solución.

5. RESPETAS 

Respetas a los demás porque sus opiniones y sus argumentos no te afectan a nivel personal. Cuando alguien te discute una opinión no lo tomas como un ataque a tu persona porque el hecho de no tener razón no afecta a tu autoestima. Sabes que hay veces que te equivocas y no tienes problemas en reconocer que los demás tenían razón cuando realmente es así.

6. APOYAS A LOS DEMÁS Y LOS ANIMAS SIN HACERLES DEPENDIENTES

Acompañas a los demás en sus proyectos animándolos pero no haces que te necesiten. Enseñas lo que sabes para que los demás lo apliquen porque no te hace falta sentirte necesitado para estar seguro de que las personas que te rodean te quieren.

Tampoco en lo laboral necesitas sentirte por encima de los demás para estar seguro del valor que tiene tu trabajo.

7. DISFRUTAS DE LOS ÉXITOS AJENOS

No eres celoso/a. Que las personas a las que quieres consigan lo que se proponen te alegra y te hace sentir orgulloso.

Aunque esa persona que quieras compitiera contigo en conseguir esa meta final tienes la capacidad de alegrarte por él/ella aunque a la vez reconozcas que te habría gustado ser tú quien consiguiera el éxito. Como hemos dicho antes, intentas mejorar y pulir los errores para la próxima vez. Incluso le pides ayuda a esa persona que sí consiguió llegar a lo que tú deseas.

8. NO TE AVERGÜENZAS CUANDO TE EQUIVOCAS EN PÚBLICO

Cuando dices o haces algo en público que está fuera de lugar o que podría resultar vergonzoso no te avergüenzas y tampoco defiendes lo indefendible para no quedar en evidencia.

Eres capaz de reírte de ti mismo sin problemas y de permitir que los demás lo hagan cuando la situación ha resultado ser cómica sin que eso te ofenda.

 

 

En el caso de que veas que tu autoestima todavía está por mejorar, no dudes en pedir ayuda a un profesional, recuerda: todo lo aprendido se desaprende y podemos aprender algo nuevo.

 

Si te ha gustado este artículo también podría interesarte: http://www.psicologadevalencia.es/personas-triunfadoras/

Soy gay ¿cómo salir del armario?

Soy gay, ¿cómo salir del armario?

Lo más importante cuando hablamos de un tema que atañe sólo a un porcentaje de la población es conseguir que el otro tanto por cien empatice.

¿Qué te parece si le damos la vuelta para facilitar la empatía? ¿Estás dispuesto a abrir tu mente? Pues sigue leyendo.

 

PAPÁ, PAPÁ… SOY HETERO

Cuando alguien decide “salir del armario” y compartir con su seres queridos que es heterosexual puede que se le presenten muchas dudas y miedos.

Vamos a tratar de despejar todas esas dudas y generar buenas estrategias para enfrentar un momento así de importante en la vida de una persona.

Una de las cosas que más pueden preocuparte es si es mejor comunicar a tus familiares la situación o no hacerlo. Es verdad que muchas veces defendemos que los demás no tienen por qué saber cuáles son mis gustos pero generalmente compartir con las personas que queremos algo así suele resultar liberador. Además, no hacerlo supone que en cualquier momento a lo largo de tu vida se enteren de cualquier otro modo (por terceras personas, porque te ven por la calle cogiendo la mano de una persona del sexo contrario, etc) así que esta puede ser una razón para tener “la conversación”.

¿Qué cosas debes tener en cuenta a la hora de hablar del tema con tus seres queridos?

  • Hacerlo de uno en uno o todos a la vez. Al hacerlo de uno en uno tienes la ventaja de que puedes buscar algún apoyo a la hora de comunicarlo a las personas que más te cuesta. Por ejemplo: si lo compartes primero con tu hermano y después con tus madres, tu hermano puede acompañarte al comunicarlo y de esta forma no te sentirás igual de expuesto/a o de nervioso/a. Puede convertirse tu aliado y darte fuerza.
  • Empezar por quienes creo que lo van a comprender mejor. Hay gente que nos quiere más, que nos conoce mejor o que es más abierta y cualquiera de estas razones puede hacer que esa persona sea más empática y que reaccione de mejor forma. Si empiezas por las personas que más te van a apoyar será más fácil cuando llegues a quienes van a tener más dificultades porque tú estarás más preparado/a (ya habrás pasado varias veces por la situación) y además porque te sentirás más respaldado/a.
  • No expliques aquello que no quieras explicar. Muchas veces, por simple curiosidad, puede que te hagan preguntas que no quieres o no sabes responder… “¿Cómo es tener una pareja del sexo contrario?”, “¿cómo se lo han tomado las otras personas?”, “¿desde cuando sabes que te gustan las personas del sexo opuesto?”, etc. Que hayas decidido “salir del armario” no significa que tengas que dar más explicaciones de las que quieres dar.
  • Que alguien reaccione mal. Por desgracia hay muchas personas que tienen dificultades para ponerse en el lugar del otro y comprender que no todo el mundo siente y piensa como ellos/as. Estas personas puede que reaccionen mal. Lo mejor es tener un plan de acción para estos casos, saber qué cosas quieres decir o hacer si alguien se muestra poco comprensivo, enfadado o decepcionado contigo. Una buena manera de responder a eso es ser asertivo y empático. (Vídeo-blog Asertividad:  http://https://youtu.be/fbaxZZYhMzk) Por ejemplo decir algo así como “Entiendo que esto es algo que te sorprende y que además te pueda resultar difícil de comprender, pero es algo que forma parte de mi y que no me hace ni mejor ni peor persona, me gustaría que al menos fueras respetuoso/a conmigo y que en la medida de lo posible trates de ponerte en mi lugar para que nuestra relación no se vea afectada”
    Aún así, que una persona que te importa no sea capaz de comprender que el hecho de que te gusten las personas del sexo contrario no te hace diferente es algo que seguramente te dolerá. Pero debes tratar de comprender qué es lo que le hace pensar así (su educación, sus prejuicios, etc) y de esta forma igual aprovechar la situación para demostrarle que se equivocaba, si no accede a eso y reacciona cerrándose a ti, lo más importante es que gestiones tus emociones sabiendo que el problema no eres tú, el problema lo tiene esa persona.

 

PRESENTAR A MI PAREJA

Una vez has comunicado que tienes una pareja del sexo opuesto puede que te apetezca dar el siguiente paso y presentarla a tu familia y/o amigos/as.

Pónselo fácil, avísales de que vas a llevar a esa persona, aunque pienses que deberían saber como actuar ante una situación así puede que para alguno de ellos sea la primera vez que ven a una pareja heterosexual así que es mejor que les des tiempo para prepararse y de esta forma todo será más fluido. Es normal que te de rabia que alguien “tenga que prepararse” para algo tan normal y natural pero eso no puedes cambiarlo. Todo lo que te enfades será peor para ti, si quieres que vaya bien tienes que actuar poniéndote en el lugar de los otros (al fin y al cabo eso es lo que quieres que hagan contigo)

 

MUESTRAS DE AMOR EN PÚBLICO

Puede que al salir a la calle con tu pareja sientas que algunas personas os miran si vais de la mano, os besáis, o si os llamáis cariñosamente.

Las personas solemos cometer el error de dar por hecho que los demás están pensando aquello que creemos que están pensando y muchas veces no es así. Quizá os miran por curiosidad, quizá es la primera vez que ven a una pareja heterosexual besándose, quizá también ellos son heterosexuales o incluso puede que alguien te mire porque tiene la misma chaqueta que tú. Dar por hecho que te miran porque te están juzgando es ponerse a la defensiva cuando en realidad no ha pasado nada.

Los niños también puede que os miren, es normal, ellos miran todo. Si llevaras el pelo azul o un cachorrito en brazos también te mirarían.

¿Qué pasa si alguien hace algún comentario tipo “Que asco, dos heteros besándose”? Está en tu mano decidir si quieres contestar a eso o no. Mi consejo: Si no vas a cambiar nada, no sirve de nada.

 

No renuncies a aquello que te hace feliz sólo porque es diferente. Que sea diferente depende de los ojos de quién lo mira.