5 pasos para dejar de discutir con tu pareja

Discutir con tu pareja es algo que ocurre a veces pero no tiene que convertirse necesariamente en un problema, veamos cómo podemos controlar esta situación.

Imagina esta situación:

Marta y Pablo son pareja desde hace 6 años, hace 2 que viven juntos. Hoy, antes de que Marta saliera hacia el trabajo Pablo le ha pedido que al volver pasara por el supermercado para comprar una barra de pan, aceite y papel de cocina.

Son las 14,15h, Marta entra por la puerta de casa. Llega sin las cosas porque se ha retrasado en el trabajo y no le ha dado tiempo. Pablo le pregunta si las ha traído y ella responde que no, antes de darse cuenta están gritándose y discutiendo sobre las vacaciones de 2010 cuando ella le dijo algo negativo a él sobre su mejor amigo.

 

¿CÓMO PERDEMOS EL CONTROL EN UNA DISCUSIÓN?

Una discusión es como un camino por el que vamos caminando con otra persona, existen dos posibilidades:

  • Hacer el camino sin subidas bruscas: Mantenemos la calma, ambas partes exponen su opinión desde el respeto y donde estamos libres de los pensamientos negativos y prejuicios que nos hacen interpretar las situaciones negativamente.
  • Hacer el camino como una escalada donde cada uno sube cada vez más arriba: En este caso lo que nos empieza a ocurrir es que de cada cosa que dice el otro hacemos una interpretación subjetiva que además nos enfada y respondemos seguramente atacando por lo que el otro hará también una interpretación subjetiva de este ataque y así sucesivamente.

 

¿CÓMO SE PUEDE PREVENIR ESTO?

 

 

  1. Antes de interpretar pregunta: En el caso que hemos visto, es muy posible que él cuando ella llega sin las cosas piense “ya se ha olvidado de comprar lo que le he pedido, como siempre” y que le diga a ella algo muy parecido sin haberse detenido a preguntar cuál es la verdadera razón por la que no las ha traído. Solemos pensar aquello que creemos más probable pero eso nos significa que sea necesariamente cierto, además corremos el riesgo de ofender al otro.
    Habría sido mucho más acertado decir algo así como: “Veo que no traes las bolsas, ¿qué ha pasado?”
  2. Si el otro dice algo que te resulta ofensivo, en lugar de defenderte atacando, házselo saber: Volviendo a la situación, es posible que ella ante la frase de “Se te ha olvidado traer eso, como te pasa siempre” responda algo como “siempre estás igual, pensando mal de mi… yo creo que el problema lo tienes tú pensando así de los demás”
    Sin embargo sería mejor decir: “Que pienses que se me ha olvidado me ofende, la verdad es que he salido muy tarde del trabajo y estaba cerrado”
  3. No saques temas pasados: Antes de decirlo piensa “¿Decir esto ahora resulta útil para algo?” Si la respuesta que te das a ti mism@ es “no”, entonces no lo digas, porque es iniciar un nuevo tema de discusión y dar razones al otro para pensar que le estás atacando.
  4. No te adelantes: dale al otro la posibilidad de rectificar, no leas la mente. Si le dices “Seguro que ahora me dirás lo de…”  entonces le estás trasmitiendo que crees que quiere discutir y puede que se sienta ofendido.
  5. Si te has equivocado reconócelo y termina con la discusión. A veces nos cerramos en banda con algo y aunque en un momento determinado de la conversación nos damos cuenta de que nos estábamos equivocando no rectificamos porque creemos que eso sería rebajarnos o darle la razón al otro, pero entonces estamos manteniendo una discusión sin ningún sentido, además reconocer que nos equivocamos es positivo porque nos ayuda a crecer y aprender (incluso aprender del otro).

 

 

 

¿Quieres leer algún artículo relacionado?

¿Tienen solución los celos? –> http://www.psicologadevalencia.es/tienen-solucion-los-celos/

Cuidar de tu relación de pareja en 8 pasos –> http://www.psicologadevalencia.es/cuidar-de-tu-relacion-de-pareja-en-8-pasos/

Mitos del amor ¿cómo nos afectan? –> http://www.psicologadevalencia.es/mitos-del-amor/