Psicología del Selfie

He leído mucho sobre las “explicaciones psicológicas” que pueden estar detrás de esta conducta tan actual y tan de moda que es el Selfie.

Existen teorías que hablan de una falta de autoestima que busca ser paliada con esos “Me gusta”, “RT”, “FAV”, etc. y otras que hablan justo de lo contrario, narcisismo que se recrea en la propia imagen.

Creo que esta tendencia a convertir en patología algunas conductas que han aparecido con las nuevas tecnologías no nos ayuda y al final acabamos enredando algo que quizá sólo sea una moda, una cuestión práctica o ambas cosas.

Han nacido y crecido las Redes Sociales y con ellas una forma de comunicarse y de vivir diferente. Sí, vivir diferente. A veces asistimos a un espectáculo en directo, unas vistas de escándalo o los primeros pasos de nuestrx hijx a través de la pantalla sólo con tal de grabarlo.

¿Quién no ha estado presente en una situación “poco habitual” y ha visto como a su alrededor la mayoría lo estaban viendo a través del móvil?

 

Vivimos en una sociedad en la que parece ser más importante demostrar que estuviste allí que el propio hecho de estar allí.

 

Y entonces apareció el #Selfie que básicamente es un auto-retrato que no siempre tiene un objetivo concreto pero que siempre tiene en común ese figura-fondo en el que “estamos ahí”. Existen los Selfie en grupo delante de un monumento con la intención de rememorar ese momento “todxs juntxs”, los Selfie con el último cambio de look para subir a redes sociales o poner de foto de WhatsApp, los Selfie lanzando besos para enviar a alguien a quien queremos y un largo etc.

Meter todas estas conductas en el mismo saco es un error y tratar de buscar la psicología del Selfie es algo tan difícil como descabellado.

 

A veces los seres humanos simplemente hacemos cosas por integrarnos en nuestro grupo de edad, estatus, etc. eso a lo que llamamos “moda” y que no tiene más explicación.

Las nuevas tecnologías son ideales compañeras de trabajo, agilizan, facilitan y detectan errores de forma muy eficaz pero ¿qué tiene de patológico usarlas para divertirnos?

 

Si te ha interesado este artículo también te puede interesar:

 

Generación millennial

 

Día mundial contra la Mutilación Genital Femenina

Hoy, 6 de Febrero, es el día mundial contra la Mutilación Genital Femenina (MGF), también llamada “ablación de clítoris”. Una práctica que supone la mutilación de esa parte del sexo femenino e incluso en ocasiones también de los labios menores, mayores e incluso el cosido de ambos lados de la vulva dejando un minúsculo orificio de salida para la orina y (cuando llegue) el sangrado de la menstruación.

 

Este acto de mutilación tiene como objetivo principal incapacitar a las futuras mujeres (se realiza generalmente en niñas) de placer sexual con la intención de que no sean “promiscuas” y sólo tengan hijos con el que será su marido.

 

Pensamos que la MGF es un acto que únicamente se da en países “del tercer mundo” pero estamos equivocados, la verdad es que debido a la inmigración se está dando actualmente también en Europa por lo que no es un tema tan ajeno a nosotros.

 

¿Por qué es importante recordar que esta es una práctica que se está dando hoy en día? Porque cada año tres millones de niñas son sometidas a este acto brutal que en muchas ocasiones supone la muerte y otras tantas una vida limitada en muchos sentidos (no sólo dejan de experimentar placer sino que muchas veces les queda un dolor crónico) además del estrés postraumático.

Esta forma de mutilación no la vemos aunque tengamos a la persona enfrente y esto hace que se haga más fácilmente invisible a ojos de la sociedad. Por eso es importante que existan días como hoy que nos recuerdan que todavía hay mucho por hacer por las mujeres y por la infancia y que nos abren los ojos a una realidad que nos disgusta y nos enfada pero que no podemos olvidar.