Personas tóxicas

¿Cómo identificamos a una persona tóxica? ¿Qué hace que sea tóxica para los demás?

 

Existen varios tipos de toxicidad en las personas igual que podríamos decir por ejemplo de los tóxicos que nos afectan físicamente. No es lo mismo una alergia alimenticia que beber lejía, ambas cosas nos dañan pero de distinta manera.

Lo mismo ocurre con las personas a las que denominamos “tóxicas”. Tienen en común que siempre aportan más negativo que positivo. No quiere decir que no tengan nada bueno, o que no sean las más adecuadas para algunas cosas muy concretas pero en general, a lo largo de una amistad por ejemplo, tendremos la sensación de que hemos dado mucho más de lo que hemos recibido y que además hemos perdido energía, alegría y ganas de vivir cuando hemos compartido mucho tiempo con este tipo de personas.

 

¿Qué características puede tener una persona tóxica?

  • Enfadados con el mundo: su estado natural es el enfado, tienen facilidad para convertir cualquier situación en una ocasión perfecta para protestar e irritarse con alguien en particular o “con el mundo”. Cuando se enfadan les cuesta mucho desenfadarse, es más, se podría decir que viven en este estado constantemente de enlazar un enfado con el siguiente.

 

  • Cualquier ocasión es buena para contar sus penascuentan sus problemas con mucha facilidad a cualquier persona y no tienen la costumbre de escuchar activamente cuando los demás lo hacen con ellos.

 

  • Envidia: No se suelen alegrar por los éxitos de los demás sino que los critican porque normalmente tienen celos de ellos. Son personas que siempre quieren quedar por encima y esto hace que a veces puedan llegar a traicionar la confianza de sus amigos o allegados con tal de conseguir lo que se proponen.

 

  • Posesivos: A veces son posesivos o celosos de sus amigos o su pareja y no les hace gracia que se socialicen con otras personas sin contar con ellos. Pueden incluso llegar a crear dependencia por ejemplo en la pareja.

 

  • Poco empáticos: No se preocupan por los sentimientos de los demás o las consecuencias emocionales que pueden tener sus actos para otras personas. Simplemente toman sus decisiones pensando sólo en ellos mismos.

 

¿Pueden cambiar las personas tóxicas?

En la mayoría de los casos sí, muchas veces aprendemos a comportarnos de una manera porque tenemos una historia personal concreta que nos ha marcado ese camino. Con esto quiero decir que las personas tóxicas no son necesariamente “malas personas” en el sentido moral de la palabra, pueden tener situaciones complicadas que las hacen estar irritables, tristes o agresivas. Pero esto no quiere decir que aguantar sus conductas a riesgo de que nos arrastre a su estado emocional vaya a solucionar el problema. Si conocemos a una persona que nos está haciendo daño a pesar de que pueda tener una situación específica complicada la manera de ayudarla siempre es recomendarle ayuda profesional y nunca soportar desprecios, ofensas o agresiones.

 

En conclusión, si conoces a alguien que está haciéndote sentir mal, porque te descuida, te hace sentir deprimido o te trata de forma agresiva, no cometas el error de pensar que el tiempo será capaz de cambiar las cosas, ayúdale activamente buscando ayuda profesional.

 

Muchas veces aguantar demasiado tiempo al lado de personas que tienen alguna de estas características acaba afectándonos a nosotros mismos, es como si nos contagiara su estado de ánimo, en ese caso también tú puedes acudir a un psicólogo que te ayude y te oriente para volver a encontrarte bien.

 

 

 La amistad duplica las alegrías y divide las angustias a la mitad. Francis Bacon.